Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas cree "insostenible" la actitud de los peneuvistas

El secretario general del PP, Javier Arenas, calificó ayer de "insostenible, incluso para muchos de sus electores", la actitud del PNV tras la negativa de sus concejales a suscribir el sábado el documento de condena del Ayuntamiento de Ortuella (Vizcaya) al atentado del viernes contra la Casa del Pueblo del PSE-EE.A propósito de ello, sin embargo, el presidente de los peneuvistas vizcaínos, Javier Atutxa, matizó también ayer, en un comunicado, que el PNV siempre condena las acciones vandálicas y que se ha tergiversado la posición de sus ediles. Éstos no refrendaron el mencionado texto por vulnerar el Pacto de Lizarra (Estella) y, en concreto, porque no aceptaban que incluyera una petición a las instituciones para que garanticen la defensa de todas las ideas políticas y la ruptura definitiva con quienes practican la violencia. EA, socio del PNV en el Gobierno de Euskadi, e IU, vinculada a los nacionalistas vascos en Lizarra, sí lo hicieron.

Arenas insistió en que el Ejecutivo de José María Aznar, "como todos los demócratas, está esperando minuto a minuto, cada día, que se produzca la ruptura del PNV con el frente de Estella", ya que entre sus objetivos no está la convivencia pacífica.

En ese sentido, Arenas cree que el PNV debe comprender que "no puede seguir manteniendo elementos de colaboración con los que amparan actitudes violentas". Al tiempo, pidió a los responsables del departamento vasco de Interior "una actitud decidida contra esas conductas diarias" y se solidarizó con el PSE, que se ve igualmente sometido al acoso de los radicales.

Arenas concluyó reafirmando que, a estas alturas, considera un "insulto" la propuesta de los nacionalistas de que haya observadores de la ONU en el proceso de paz.

Más críticas socialistas

Mientras tanto, Ramón Jáuregui, secretario de Política Autonómica del PSOE, se mostró convencido de que "al PNV le acabará explotando la trampa en la que le han metido ETA y HB".

Según Jáuregui, muy crítico con el lehendakari, Juan José Ibarretxe, los peneuvistas están "en una encrucijada porque quieren que esto [la violencia] acabe, pero no tienen fuerza ni libertad de movimientos ante EH [la marca electoral de HB], ya que dependen angustiosamente de ella". "ETA y EH han engañado al PNV", prosiguió, "al llevarle a su trinchera con el señuelo de la tregua aunque, en la práctica, la violencia continúa como un instrumento útil para la banda terrorista y HB".

Juan Alberto Belloch, ex ministro socialista de Justicia e Interior, sentenció que "el PNV ha dejado de ser un partido democrático", algo que considera una "muy mala noticia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999