Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dará la semilibertad o la libertad condicional a siete presos de ETA antes de junio

El Ministerio del Interior está decidido a excarcelar, mediante la concesión de la libertad condicional y el tercer grado penitenciario, a "un máximo de siete presos" de ETA en breve plazo, pese a que la violencia callejera en el País Vasco no remite. Además, también maneja un informe en el que resalta la "evolución favorable" de otros nueve reclusos, por lo que es previsible que sean trasladados a prisiones próximas a Euskadi antes de las elecciones municipales del 13 de junio. Ayer mismo, dentro de esta iniciativa, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias anunciaba la concesión de un tercer grado, una excarcelación por motivos humanitarios y un traslado. En los estudios de Interior figura el arrepentido Juan Manuel Soares Gamboa. Sin embargo, fuentes penitenciarias ven "muy dificil" que se le pueda conceder algún beneficio dada su situación procesal.

Los últimas decisiones relacionadas con presos de ETA o su entorno se produjeron el 5 de febrero, cuando Miren Sagastume fue trasladada desde la cárcel de Valladolid a la de San Sebastián, por estar embarazada, mientras que al joven Jon Ander González se le concedía el tercer grado (la semilibertad). Ahora, el Ministerio del Interior tiene prácticamente decidido dar la libertad condicional o el tercer grado a un máximo de siete presos en un plazo breve.Ayer mismo, el departamento que dirige Jaime Mayor anunciaba que ha acordado proponer la libertad condicional, clasificar en tercer grado y trasladar de prisión a tres presos de ETA. Interior, que invoca una vez más "los criterios individualizados" que orientan su política penitenciaria, elevará al juzgado de Vigilancia Penitenciaria, según este anuncio, la propuesta de libertad condicional anticipada de Sabino Álava García, "por razón de enfermedad grave".

Este preso, que cumple condena en régimen abierto en Pamplona, ha manifestado en reiteradas ocasiones, según Interior, "su rechazo a la violencia". Está condenado a 200 años de cárcel por su pertenencia al comando Nafarroa y fue uno de los presos de la organización terrorista que condenaron el asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco. Según informó en 1993 el boletín interno de los presos de ETA, Barrutik, Álava fue expulsado de la banda junto a una veintena de reclusos de las prisiones de Francia y España por discrepar de las directrices de la dirección.

A Urko Izaguirre Bernaola, que cumple condena en Nanclares de Oca (Álava) por pertenencia a banda armada, se le concede el tercer grado penitenciario "debido a su evolución positiva". Ex colaborador del comando Vizcaya, está encarcelado desde 1995 y sobre él pesa una condena de 35 años. Los informes oficiales le consideran "desvinculado" de ETA. Será la cuarta semilibertad de etarras que concede Interior desde el inicio de la tregua de ETA, hace seis meses.

José Manuel Fernández Pérez de Nanclares será trasladado "por razones familiares" desde la cárcel de Zaragoza a la de Logroño. Este etarra fue condenado por la Audiencia Nacional, junto a su mujer, a 18 años de cárcel cada uno por complicidad en el asesinato del guardia civil José San Martín Bretón, en febrero de 1992, en Getxo (Vizcaya). El matrimonio ocultó en su casa de Barrika al etarra Javier Martínez Izaguirre y a otro miembro del comando Vizcaya.

Jaime Mayor ha confirmado el plan de su departamento para excarcelar a un máximo de siete etarras y trasladar a otros nueve reclusos antes de las elecciones de junio. "Siempre", sostiene, "desde planteamientos individuales" -no como colectivo- y "teniendo en cuenta la evolución positiva" de estos presos. En general, los etarras que están en puertas de ver mejorada su situación, al apreciar las autoridades penitenciarias su "evolución positiva", se hallan en Nanclares de Oca. Interior maneja una lista de nueve presos relacionados con ETA u otras organizaciones sobre los que considera factible su acercamiento a cárceles del País Vasco o de comunidades próximas. El grupo está ahora repartido en Jaén, Córdoba, Zaragoza, Madrid y Valladolid.

Uno de los nombres que baraja Interior es el de Jesús Efrén Rodríguez Bayón, recluido desde noviembre de 1994 y condenado a ocho años. Está preso en Córdoba.Otro de los que presenta "evolución positiva" es Joaquín Zubeldia Gorostidi, recluido desde diciembre de 1979 por actividades relacionadas con los ya inexistentes Comandos Autónomos Anticapitalistas. Condenado a 25 años, acabará de cumplir la pena en abril del año 2000. Preso en Jaén, Interior sería trasladado al Dueso (Cantabria). En la relación de internos con "evolución positiva" que baraja Instituciones Penitenciarias figura el arrepentido Juan Manuel Soares Gamboa, ex miembro del comando Madrid penado por delitos de sangre a más de 200 años en siete causas. Además, sobre él pesan tres órdenes de prisión preventiva por figurar incurso en otros sumarios. ETA le acusa de "traidor" y "delator" por colaborar con la Audiencia Nacional. Soares, que regresó voluntariamente a España desde la República Dominica en julio de 1995, tiene pendientes tres causas, por lo que todavía está "sin clasificar" a efectos penitenciarios. Por eso, diversas fuentes consideran "complejo" y muy difícil que puedan concedérsele beneficios que mejoren su situación. El artículo 104 del Reglamento Penitenciario señala que "cuando un penado tuviese pendiente una o varias causas en situación de preventivo, no se formulará propuesta de clasificación inicial mientras dure esta situación procesal".

Interior no tiene aún fijada la fecha en que concederá la libertad o la semilibertad al grupo de etarras, aunque fuentes del departamento reconocen que la decisión está tomada y que se materializará en un plazo próximo, como prueba el anuncio hecho ayer en relación con Izaguirre, Álava y Fernández Pérez de Nanclares. Jaime Mayor ya ha informado a los partidos de la oposición. El PSOE, por ejemplo, está conforme con esta decisión, si bien aboga por que las excarcelaciones se hagan "por goteo" y no en grupo, para evitar "confusiones", dar sensación de "normalidad" y resaltar así que se trata de medidas individualizadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999

Más información

  • El Ministerio del Interior prevé aproximar a nueve reclusos a Euskadi "por su evolución favorable"