Barajas sufre retrasos en el 61% de sus vuelos internacionales

El aeropuerto de Barajas está atravesando una de sus peores etapas. El 61,4% de los vuelos internacionales registrados ayer entre las 10.00 y las 19.00 salió con un retraso superior a los 15 minutos, según los cálculos efectuados por este periódico. El aeropuerto, desde el pasado mes de enero, rehúsa dar datos con los porcentajes oficiales de retraso. Sólo ofrece tiempos de demora media. Ayer fue de 20 minutos.

La modificación del espacio aéreo de Francia, Italia y Suiza está causando estragos en los horarios del aeropuerto madrileño. Estos países han disminuido entre un 10% y un 50% su capacidad aérea durante los dos próximos meses con el fin de que controladores y pilotos se adapten a las nuevas rutas. Por ello, la mayoría de los vuelos que parten de Madrid hacia cualquier punto del norte y centro de Europa salen con retraso.Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), organismo público que gestiona los aeródromos, rehúsa hacer público desde el pasado enero el porcentaje de aeronaves que parten fuera de hora. Su servicio de información da cuenta únicamente del retraso medio de las aeronaves que aguardan sobre las pistas, pero sin indicar si son muchos o pocos los vuelos afectados.

Ayer, por ejemplo, el aeropuerto informó que la demora media era de 20 minutos y que durante la jornada se efectuarían 897 vuelos. Ni un dato más. EL PAÍS analizó ayer los datos ofrecidos en una página de Internet por AENA. Entre las 10.00 y las 19.00 se efectuaron 171 salidas con destinos internacionales, de las que 105 partieron con más de un cuarto de hora de retraso, lo que significa que el 61,4% de los vuelos salieron por encima de su horario previsto. Algunos vuelos llegaron a partir más de una hora tarde, como el TAP5703, con destino a Lisboa, que, en vez de despegar a las 10.35 lo hizo a las 11.44, o el IBE6123, que salió hacia Miami con 62 minutos de retraso.

132 operaciones

De las 132 operaciones con destinos nacionales efectuadas entre las diez de la mañana y las ocho de la tarde, 60 partieron también fuera de hora, lo que supone demoras en el 45,4% de las operaciones analizadas.

Por otra parte, la inauguración de la tercera pista el pasado 4 de noviembre -una obra de más de 30.000 millones de pesetas- no ha conseguido paliar el nivel de retrasos del aeropuerto de Barajas.

Los responsables del aeródromo habían puesto sus esperanzas en esta lanzadera para mejorar el índice de puntualidad, porque, hasta el pasado noviembre, Barajas contaba con sólo dos pistas cruzadas. Una se utilizaba para despegar y otra para el aterrizaje. Los aviones tenían que cederse el paso para evitar colisiones, lo que impedía que el aeropuerto alcanzase más de 50 operaciones a la hora. Al inaugurarse la tercera pista, alejada varios kilómetros de las existentes, una de las dos cruzadas fue cerrada. Con esta operación se conseguía que los aviones no se cruzasen y, por lo tanto, en teoría, los índices de puntualidad iban a mejorar, ya que la capacidad del aeródromo aumentaría hasta los 75 movimientos a la hora. Pero aún no ha sido así.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de marzo de 1999.

Se adhiere a los criterios de