Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obreros españoles en Gibraltar tildan de ruina los controles en la verja

El representante de los trabajadores españoles en Gibraltar, Valentín Galcerán, expresó ayer, al término de una entrevista con el ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, su preocupación por la política de controles estrictos en la verja que supone la "ruina total" para los 4.000 trabajadores españoles que se desplazan diariamente a la colonia británica. "Nos sentimos", dijo, "como soldados de una batalla a la que no nos hemos presentado voluntarios". Por su parte, el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el primer ministro británico, Tony Blair, se reunirán hoy en Petersberg, cerca de Bonn (Alemania), para tratar las relaciones bilaterales y el contencioso de Gibraltar.

Galcerán y el alcalde de La Línea, José Antonio Fernández, viajaron a Madrid para pedir medidas urgentes que compensen a los trabajadores, y a la comarca del Campo de Gibraltar, de los perjuicios que causa el contencioso gibraltareño. Ambos se reunieron también con el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Manuel Pimentel, para conocer los planes de ayuda e inversión del Gobierno. "No queremos subvenciones sino inversiones que hagan autosuficiente la comarca", afirmó Fernández. La Comisión Interministerial sobre Gibraltar anunciará en su reunión del próximo 4 de marzo medidas urgentes para compensar a los trabajadores.Matutes, que se reunió durante más de una hora con los dos representantes, afirmó que comprende sus reivindicaciones, pero señaló que el Ejecutivo está aplicando en la colonia británica una política de Estado que mantendrá su rumbo con firmeza y prudencia. "No estamos hablando de un conflicto pesquero, ni siquiera de la reclamación de España sobre la soberanía del Peñón, sino de la aplicación en la colonia británica de las directivas de la Unión Europea".

Empresas sin balances

El ministro reiteró que no es admisible la existencia en Gibraltar de empresas opacas que no publican sus balances. "No se trata sólo de evasión fiscal, se trata de narcotráfico y se trata de otras formas de criminalidad incluso más graves". España, añadió, reconsiderará los controles en la verja "en la medida en que la normativa europea se cumpla". Galcerán no anunció movilizaciones ante esta política del Gobierno pero señaló que hoy se analizará la situación con los colectivos afectados y que harán "lo que sea para reivindicar sus derechos". El PSOE e IU han criticado la "política de la verja" ya que lo único que genera son pérdidas de puestos de trabajo.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, y el primer ministro británico, Tony Blair, se reunirán hoy a cenar en Petersberg, en las proximidades de Bonn (Alemania), para hablar de las relaciones bilaterales y del contencioso de Gibraltar. El primer ministro británico no está dispuesto a que "una disputa pesquera enturbie las buenas relaciones que existen entre el Reino Unido y España", afirmó ayer en Londres un portavoz oficial. Aznar y Blair viajarán a Alemania para asistir a la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que debatirá en Petersberg la Agenda 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 1999

Más información

  • Reunión de los trabajadores con Abel Matutes y Manuel Pimentel