El ex presidente insiste en que no es su "propósito" ir a Estrasburgo

"No es ése mi propósito", "no lo considero en principio", "no es lo que haría con interés ahora"... En menos de 24 horas, Felipe González dejó de nuevo claro en Sevilla que entre sus planes no se encuentra, de momento, el de encabezar la candidatura del PSOE al Parlamento europeo a pesar de que el candidato de su partido a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, acaba de anunciar que le pedirá "personalmente" que lo haga. González matizó que Europa es algo "interesante, importante", pero reiteró que, hoy por hoy, no figura en su agenda. "Mi interés", recalcó, "se centra en lo que hago: algunas cosas de intercambio de ideas, de formación..., crear una nueva plataforma de ideas y tratar de indagar en cómo hay que afrontar los desafíos del siglo XXI. Ésas son las cosas que hago. Y las estoy haciendo por todas partes. Ya se irá notando".

Si entre los dirigentes socialistas andaluces existe cierto malestar por el hecho de que el partido se entretenga ahora en un debate nominalista en vez de concentrar sus esfuerzos en ejercer la oposición al Ejecutivo de José María Aznar, el propio González dejó entrever su incomodidad por tener que pronunciarse sobre un asunto que "no tiene trascendencia" y por que el actual discurso del PSOE gire en torno al cabeza de la lista para los comicios europeos. "No es que no me guste. Es que no sé por qué se va a concentrar el debate en eso", comentó con cierto fastidio.

A la pregunta de por qué Borrell ha optado por pedirle, a través de los medios de comunicación, que sea el número uno de la candidatura europea, en vez de hablarlo con él directamente, González respondió: "En alguna ocasión ya hemos hecho algún comentario sobre eso. Pero imagino que le habrá pasado exactamente lo que me está pasando a mí. Le habrán preguntado ustedes [los periodistas] y se habrá sentido obligado a darles la explicación, porque es algo con lo que se viene especulando desde hace meses".

Sorprendidos

González mantuvo ayer en Sevilla, como el día anterior en la provincia de Cádiz, una reunión con aspirantes socialistas a las alcaldías. Lo hizo acompañado de Fernando Flores, chileno y ministro de su país en la época del Gobierno de Salvador Allende. Los candidatos que acuden a estos encuentros se sorprenden por el tema elegido por el ex secretario general del partido. Nada de estrategia ni de mensajes electorales, sino reflexiones sobre los cambios tecnológicos y la necesidad de que la izquierda los lidere. El contraste aún fue mayor en la reunión que mantuvo el pasado lunes en Arcos de la Frontera (Cádiz), a la que acudieron candidatos de localidades de menos de 20.000 habitantes. Ante ese auditorio, más interesado en debatir sobre el Plan de Empleo Rural (PER), González habló de las posibilidades de Internet y de cómo desde Torre-Alháquime, un municipio de 1.005 habitantes, es posible montar una empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de febrero de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50