Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
XIII CONGRESO DEL PP

Serra se ve muy mayor para afiliarse

El Partido Popular concluyó ayer los trabajos de su XIII Congreso Nacional, en el que se ha consagrado el giro al centro, con una advertencia del presidente del Gobierno, José María Aznar, a los nacionalistas vascos. Aznar, en un discurso autocomplaciente y triunfalista, recordó al PNV que no hay alternativas al modelo consagrado en la Constitución y el Estatuto de Autonomía y les animó a abandonar "aventuras irresponsables". Antes el nuevo secretario general de PP, Javier Arenas, había enterrado el talante de su antecesor, Francisco Álvarez Cascos, con undiscurso moderado y conciliador en el que hizo un ofrecimiento de diálogo "hacia el interior y hacia el exterior".

Al menos de momento, el Gabinete de Aznar seguirá contando con dos independientes. El ministro de Defensa, Eduardo Serra, que asistía como invitado a la clausura del congreso, dijo ayer que tiene "demasiados años para cambiar de opciones vitales", aunque reconoció que "nunca es tarde", cuando le preguntaron si seguiría los pasos de Josep Piqué y acabaría afiliándose al partido. La ministra de Justicia, Margarita Mariscal, la otra independiente, que también estaba como invitada, no habló sobre su posible afiliación. El último día del cónclave vivió ausencias notables, pero también tuvo invitados muy esperados. Entre las ausencias está la representación de los partidos europeos afines al PP, y especialmente la del nuevo laborismo británico, al que Aznar ha puesto varias veces como ejemplo. Los más destacados representantes internacionales fueron el presidente del Partido Popular Europeo (PPE), Wilfried Martens -quien le dijo a Aznar: "Nuestras esperanzas están puestas en ti"-; el primer ministro de Polonia, Jercy Buzek; el presidente del senado de Venezuela, Pedro Pablo Aguilar, y el líder del partido conservador de Colombia, Omar Yepes.

La presencia más sorpresiva, puesto que se decidió a última hora, fue la del ex secretario de Estado de Comunicación y hombre de confianza de Aznar durante 10 años, Miguel Ángel Rodríguez. El presidente del Gobierno lo llamó el sábado por teléfono para invitarlo, según contó el exportavoz.

Rodríguez, que ahora preside en Barcelona la empresa de publicidad Carat, fue saludado efusivamente por varios líderes del PP, y especialmente por el presidente Aznar, que compartió algunas risas con él.

Otras presencias destacadas fueron la del líder de UGT, Cándido Méndez; el presidente de la patronal CEOE, José María Cuevas, y el dirigente de CCOO José María Fidalgo. También acudieron el ex director general de RTVE Fernando López Amor y el ex presidente del PP Antonio Hernández Mancha, quien recordó que él había comenzado el recambio generacional al dar responsabilidad a Aznar en el PP.

La nota discordante la dieron los vecinos afectados por el ruido del aeropuerto de Barajas, que hicieron sonar el claxon de sus coches cuando Aznar comenzaba su discurso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1999