_
_
_
_
_
Entrevista:

"Las alianzas no funcionan, lo útil es la compra de empresas"

El presidente de Retevisión se siente ya con fuerzas para afrontar nuevas aventuras empresariales. Los ingresos obtenidos por la compañía en su primer año de actividad como operadora telefónica (60.000 millones de pesetas) y unos resultados operativos (descontadas las inversiones realizadas, por 120.000 millones de pesetas) dan alas a Pedro de Torres. Para él, las alianzas no son suficientes, lo que verdaderamente resulta útil son las adquisiciones. Toda una llamada de atención y una crítica velada a quienes, como su directo competidor, optaron por la primera vía.Pregunta. ¿Qué balance rápido hace del año?

Respuesta. Se ha conseguido bastante más de lo que se esperaba. El año pasado se cerró con un millón de clientes, 1,5 millones de líneas activadas y cinco millones de minutos de tráfico diario gestionados. Pero lo importante es que la sociedad española ha visto una nueva forma, más atractiva, de ofrecer servicios de telecomunicaciones, que los precios han bajado como media en el mercado en el que nosotros estamos entre un 25% y un 30% y que hemos hecho un enorme esfuerzo de atención al cliente.

P. ¿Qué dejan para este año?

R. En 1999 introduciremos el acceso directo, las llamadas sin el 050 por delante. Ya tenemos 20.000 usuarios con acceso directo y telefonía local y nos basaremos en nuevas tecnologías, de radio o cable, para extenderlo. Además, durante 1999 se van a notar grandes mejoras en Internet porque queremos ofrecer un servicio de calidad, contenidos interesantes, una oferta basada en una infraestructura de primera. Lo mismo en otros sectores. Este año lo vamos a dedicar a la diversificación de actividades y la entrada en la telefonía local.

P. ¿Qué mercado le han quitado ya a Telefónica?

R. Tenemos una cuota de mercado del 9%-10% en los servicios que ofrecemos. Es mucho más de lo que esperábamos. Demuestra que la sociedad española estaba esperando una oferta alternativa de calidad y a precios más bajos.

P. ¿Mantendrán la consideración de segundo operador por mucho más tiempo o teme la competencia de otros operadores como Airtel, BT, etcétera?

R. Nosotros lo que queremos seguir siendo es un operador alternativo, incrementar nuestra presencia en el mercado y la gama de servicios. Tenemos una estupenda base de clientes, pero no somos conformistas.

P. ¿Sigue Telefónica poniendo trabas al desarrollo de servicios de Retevisión cuando dependen del uso de su red?

R. En todos los sectores de las tecnologías de la información, y también en las telecomunicaciones, hay una relación muy intensa entre los competidores. Una relación que exige un diálogo permanente. Eso no obsta para que compitamos y cada uno luche por conseguir clientes. Nuestra relación con Telefónica es, primero, de respeto y, después, de competencia. Alguna traba pone en el desarrollo de nuestros servicios, como es lógico, pero eso forma parte de la vida, ¿no? Además, para eso está la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones [CMT].

P. ¿Cómo valora la actuación de la CMT hasta ahora?

R. Tenemos, a mi modesto entender, uno de los mejores órganos de regulación en Europa. Ha seguido una actitud aséptica, aplicando la normativa europea a la legislación española con un notable esfuerzo. Creo que un órgano regulador fuerte es positivo para todos los operadores, nos aporta valor porque da seguridad jurídica y eso es determinante para las empresas, es dinero.

P. Pronto tendrá que definirse sobre la concentración de poder que ha aflorado con la fusión de BCH y Banco Santander y la coincidencia de intereses de distintos operadores con accionistas comunes. A Retevisión también le va a afectar lo que diga.

R. Tenemos un precedente a ese respecto. Fue la decisión de algunos de nuestros accionistas [Endesa y Unión Fenosa] que optaron por Retevisión Móvil frente a Airtel, renunciando a participar en los órganos de gestión de Airtel y manteniéndose únicamente como socios financieros. Eso demuestra el compromiso de nuestros accionistas con el proyecto, pero también que la CMT está dispuesta a actuar de forma clara. Ahora se plantea un asunto mucho más amplio. Y creo que la dirección general IV de la Comisión Europea acabará por exigir algunas desinversiones, aunque tendrá que consultar a la CMT y ésta ha actuado hasta ahora de manera flexible porque es consciente que salirse del capital de una empresa no es algo que se puede hacer de la noche a la mañana.

P. ¿Qué hará el nuevo banco, optará por mantenerse en Uni2, donde el Santander tiene el 29%, o en Retevisión, en el que el BCH opta a controlar casi un 15%?

R. Estoy convencido de que Retevisión será considerada una pieza clave en la estrategia del nuevo banco.

P. Otra característica del sector es el juego de alianzas que nadie sabe a dónde conducen. ¿Han pasado de moda en España?

R. Lo que se ha demostrado es que las alianzas no funcionan, se hacen un día, y al siguiente se deshacen. Lo que funciona son las adquisiciones, la compra de empresas, las fusiones, las concentraciones... Muchas de esas alianzas han sido, además, defensivas frente a la competencia y yo creo que hay que tener una actitud más positiva, constructiva, para el desarrollo del sector y la tecnología.

P. ¿Ha terminado la fase de competencia asimétrica, en la que el ministro de Fomento reconoció que estaba ayudando a Retevisión?

R. Para que se terminara tendría que haber empezado. Lo que dijo el ministro es que se establecía un régimen de competencia en el que pudieran aparecer nuevos operadores. Lo que pongo en duda es que esa asimetría, que, en cualquier caso, es temporal, haya favorecido sólo a Retevisión. La mejor prueba de ello es que nosotros hemos estado pagando tarifas de interconexión a la red de Telefónica más caras que las establecidas para otros operadores cuando se ha abierto el sector a la competencia el pasado 1 de diciembre. Lo que se ha hecho es permitirnos operar creando un marco regulador adecuado, pero nosotros no hemos recibido ningún tipo de subvención.

P. Directamente no, pero qué me dice de la ayuda pública de 1,3 billones de pesetas que van a recibir las eléctricas [Endesa y Unión Fenosa, entre otras] y que podrá ser utilizado para fortalecer sus posiciones en telecomunicaciones?

R. Sobre el sector eléctrico no me puedo pronunciar porque no lo conozco en profundidad. Lo que me preocupa es el compromiso adquirido por los accionistas de Retevisión, que son empresas tremendamente sólidas y lo están demostrando ya.

P. Esas ayudas sientan un precedente ahora que Telefónica está pidiendo que se le financie el déficit de acceso [la diferencia entre lo que cobra por permitir el uso de su red y lo que cuesta su mantenimiento].

R. En primer lugar, el déficit de acceso no existe como concepto. No se ha reconocido en ningún lugar de Europa, salvo en Francia, y está recurrido jurídicamente en los órganos comunitarios. Quisiera saber de qué hablamos cuando decimos déficit de acceso, y que hiciéramos un cálculo, pero para eso es necesario conocer la contabilidad analítica de las empresas que lo reclaman y nosotros no tenemos conocimiento de ella.

P. ¿Se ha aplicado la asimetría normativa al plantear el concurso para la televisión digital terrestre?

R. No hay un trato de favor hacia Retevisión. Lo que se ha hecho es seguir una dirección lógica en ese asunto. España es pionera en la Europa continental en la introducción de la televisión digital terrestre, algo que sólo se conoce en el Reino Unido y Estados Unidos. El proyecto resulta ilusionante para nuestros proveedores de equipos, va a generar fuertes inversiones entre los fabricantes de televisores de uso doméstico, y en contenidos multimedia. Culturalmente, va a darnos la oportunidad de extender el idioma español. Por primera vez, sorprendentemente, España empieza a ser líder en la introducción de nuevas tecnologías y en un sector con la capacidad de crear empleo y riqueza tan enorme.

P. ¿Cuánto tiempo después de la privatización de Retevisión se va a mantener cómo presidente?

R. En un sector cómo éste no hay nadie que pueda hablar a largo plazo. Con la privatización, lo que va a ocurrir es que los actuales socios fortalecen su participación, desaparece el sector público y aparece algún socio nuevo, pero la mayoría actual se refuerza. Creo que un activo importante de Retevisión es la estabilidad de su accionariado, sobre todo cuando vemos que otras empresas tienen cambios permanentemente en su capital.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_