Tribuna:Tribuna
i

¿Vuelco espectacular?

El pasado viernes en Jerez, el presidente de la Junta de Andalucía afirmaba que el PSOE "está en una situación magnífica para dar un vuelco espectacular" a los resultados de las últimas elecciones municipales en las ocho capitales andaluzas. No sé si el secretario general de los socialistas andaluces dispone de estudios específicos que justifiquen tal pronóstico, pero, en mi opinión, no es previsible que se produzcan vuelcos espectaculares en los resultados de los próximos comicios andaluces. Es verdad que las elecciones municipales últimas se celebraron en el momento más difícil por el que ha pasado el partido socialista desde que empezó la "transición". Es verdad que se celebraron tras las elecciones europeas y autonómicas andaluzas de 1994, en las que la pinza entre el PP e IU funcionó a la perfección. Es verdad que se produjeron sustituciones en las candidaturas, como las de Pedro Aparicio en Málaga o la de Carlos Díaz en Cádiz, que habían sido alcaldes desde 1979, que no fueron bien explicadas ni, por tanto, entendidas por nadie. Y muchas cosas más. No es fácil imaginar un escenario más adverso para competir electoralmente que aquel en el que tuvieron los socialistas que presentarse al electorado en 1995 El presidente de la Junta de Andalucía vivió esos procesos electorales en la primera línea de fuego. No ha habido, posiblemente, ningún presidente de comunidad autónoma que haya sido agredido con la saña con que lo fue Manuel Chaves en esos años. Tal vez eso le lleve a sobrevalorar la influencia que el ambiente de aquellos momentos tuvo en los resultados electorales municipales. No creo que vaya a producirse un vuelco espectacular, aunque sí se van a producir cambios significativos, que posiblemente se traducirán en que el PP dejará de ocupar las alcaldías de algunas de las capitales andaluzas. Pero no por un vuelco en el sentido de que el PSOE de la vuelta a los resultados obtenidos por el PP, que puede continuar siendo el primer partido en las capitales andaluzas, sino en el sentido de que la izquierda andaluza no se comporte de la misma manera que lo hizo en 1995. El PP ocupa las alcaldías de Sevilla, Málaga, Córdoba y Huelva por desencuentros en la izquierda. No parece lógico que esa situación vuelva a repetirse. Pero los partidos de izquierda no deberían olvidar que el PP que va a concurrir a las elecciones municipales de 1999 no es el mismo que concurrió a las de 1995 y que el clima político en el que se van a celebrar estas elecciones no es de crispación sino de sosiego. En estas circunstancias no es previsible que se produzcan grandes cambios en las preferencias ciudadanas. Por lo demás, el PSOE debería reflexionar sobre el hecho de que ha sabido ganar, pero no volver a ganar después de haber perdido. Su capacidad de resistencia ha sido muy alta, pero su capacidad de recuperación tras la derrota ha sido muy baja. Y la derrota en las últimas municipales está próxima.JAVIER PÉREZ ROYO

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50