Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millón de "nadales"

Un millón de ponsetias -nadales en catalán- se ha producido esta temporada en Cataluña, la mayor parte en la comarca del Maresme, en una de las mejores temporadas de venta de esta planta de los últimos años. El buen clima de las últimas semanas ha propiciado un importante aumento de ventas. La ponsetia procede de México y puede crecer hasta convertirse en un árbol si tiene los cuidados y el clima adecuados. De hecho, en algunos países tropicales, la ponsetia alcanza una altura de varios metros. Corma, una cooperativa de 32 productores de planta ornamental radicada en Premià de Dalt, ha cultivado este año 270.000 ponsetias. El proceso de producción, más caro que en otras plantas porque requiere calefacción, comenzó en agosto, explica Joan Ribó, gerente de la entidad. En ese mes se plantaron los esquejes y se controlaron las horas de sol y de oscuridad que recibía cada planta. La ponsetia necesita en ese momento del crecimiento 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad absoluta. Este factor incidirá en el cambio de color de algunas de las hojas y así se consigue el particular contraste de rojo y verde que ofrece la ponsetia. La parte roja de la planta no es en realidad la flor. Son hojas, denominadas brácteas, que rodean a la verdadera flor y que cambian de color dependiendo de la cantidad de luz solar que han recibido y del ciclo día / noche. Joan Ribó asegura que "no es cierto que sea una planta que dure poco". La ponsetia puede mantener hojas de color rojo hasta principios del verano. Para ello no debe estar nunca en lugares con temperatura ambiente inferior a los 13º C, pero tampoco debe colocarse cerca de un calefactor. No debe regarse demasiado y debe controlarse el ciclo día / noche. Debe estar 12 horas a oscuras. A pesar de esos cuidados, los productores consideran que la ponsetia es una planta que vive muy difícilmente en el clima mediterráneo. Manel Vives, que produce ponsetias desde hace 25 años en Vilassar de Mar, achaca el buen ritmo de ventas de este año a la climatología, ya que las plantas se venden más si se exponen en la calle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de diciembre de 1998