Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cuñado de Conde declara que no conocía los negocios de Dorna

César Albiñana, cuñado de Mario Conde y ex secretario del consejo de administración de la Corporación Industrial, declaró ayer en el juicio oral del caso Banesto que cuando se tomaron participaciones en el centro comercial Concha Espina (conocido como La Esquina del Bernabéu) y en Oil Dor, sociedades del grupo Dorna, no fue informado de que Rafael Pérez Escolar, consejero de Banesto y miembro de la comisión ejecutiva de la Corporación, tenía negocios en ambas sociedades. Tampoco, según su declaración, conocieron que Fernando Garro participaba en el centro comercial.Según los estatutos de la Corporación, que le fueron leídos ayer en la sala, un consejero del grupo "sólo puede hacer negocios con ella si ésta expresamente le cede una parte y siempre que estén en el mismo lado del negocio". Esto es, justo lo contrario de lo que supuestamente hicieron Pérez Escolar y Garro, quienes vendieron a la Corporación sus participaciones en el centro comercial Concha Espina con un beneficio de 178 millones cada uno de ellos. Pérez Escolar, además, también vendió a la Corporación parte de sus participaciones en la firma Oil Dor.

Jesús Castrillo, letrado de Pérez Escolar, intentó ayer que Albiñana diera su interpretación sobre los estatutos del grupo, que son bastante claros a pesar de su redacción antigua, ya que fueron copiados del estatuto de Banesto, de principios de siglo. Pero Albiñana, un abogado frío y sereno, no quiso interpretar.

El testigo también declaró que nunca supo quien era el propietario de Montilsa, ya que sólo supo de ella cuando Carlos García Pardo, el hombre fuerte de Dorna, le dijo en 1991 que tenía que adquirir un 29% del centro comercial Concha Espina a Montilsa antes de vendérselo a la Corporación. García Pardo ha declarado que Romaní le pidió "el favor" de incluir a Montilsa en la operación presentándola como "afín a la Corporación". Albiñana, aseguró ayer que no supo de Montilsa hasta que García Pardo le mencionó el nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de diciembre de 1998