GESTIÓN Y EMPRESA

Garrigues Walker dice que las firmas sin actitudes éticas no tienen futuro

"La ética se va a imponer", anunció ayer Antonio Garrigues Walker, abogado, socio y presidente del Bufete Garrigues & Andersen, a la hora de defender con convicción que se están acabando los tiempos en que el único objetivo de una empresa es la obtención del mayor lucro posible sin atender a la demanda de los consumidores de un mayor respeto por valores como la calidad del producto, el bienestar social y hasta el medio ambiente. El letrado impartió una conferencia sobre El valor de la ética en los negocios, enmarcada en un seminario sobre Innovación y Tecnología organizado por la multinacional 3M y la Universidad de Valencia. En su exposición intentó plasmar la necesidad de afrontar un rearme deontológico y analizar los mecanismos para lograrlo. Y para ello, habló de la existencia de un "tipo de consumidor que empieza a exigir a todo el mundo un comportamiento ético porque se ha dado cuenta que, si no, vendrá el caos". Garrigues explicó que ya ha habido multinacionales que han tenido problemas con los consumidores por conductas cuando menos dudosas, como Nestlé (por defender la lactancia artificial) y Nike (por utilizar mano de obra infantil). En casos así, aseguró, las empresas siempre han de corregir sus conductas y paliar los perjuicios causados. "La empresa que tenga un comportamiento ético tendrá futuro, la que no, podrá obtener beneficio a corto plazo pero no tiene futuro", añadió, para luego lamentar los efectos del pasado: "En España hemos sido educados en la premisa de que el cumplimiento estricto de la ley no es necesario". Y puso como ejemplo el orgulloso de los que se saltan los semáforos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de diciembre de 1998.