Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva campaña de amenazas en Euskadi contra cargos del PP

Dibujos de los rostros de los cuatro diputados vascos del PP por Guipúzcoa y del presidente del partido en Euskadi, Carlos Iturgaiz, aparecieron ayer en San Sebastián acompañados por la palabra "asesino". Decenas de carteles fueron pegados de madrugada en varias calles de la Parte Vieja. Además de amenazarles se les acusa de ser "responsables directos" de la dispersión de los presos de ETA, "aniquiladores de los derechos de Euskal Herria" y "negadores de los derechos de los vascos".Los pasquines han sido repartidos días después de que los ediles del PP en el Ayuntamiento de San Sebastián recibieran medio centenar de cartas amenazantes, similares a las enviadas a otros políticos y medios de comunicación, en las que se les responsabiliza de la dispersión de los reclusos etarras. Cargos públicos e internos del PP vasco también están recibiendo en los últimos días llamadas anónimas en las que se les llama "carceleros".

La asociación de familiares de presos Senideak y las Gestoras pro Amnistía han iniciado una campaña de entrega de escritos a los dirigentes populares, ante lo que esta formación política ha pedido más seguridad. Sin embargo, la Ertzaintza (policía vasca) tiene previsto retirarles su escolta a partir del próximo día 13.

Sucursal bancaria incendiada

Por otra parte, unos desconocidos incendiaron anoche una sucursal del BBV en Bilbao mediante el lanzamiento de cócteles molotov, según informa Efe. El ataque, que no causó daños personales, provocó desperfectos cuantiosos en la oficina que el BBV tiene en el número 177 de la avenida Lehendakari Aguirre, en el barrio bilbaíno de San Ignacio.Los hechos tuvieron lugar poco antes de las 22.00 horas, cuando unos siete u ocho individuos, al parecer encapuchados, rompieron las lunas de la sucursal y arrojaron varios artefactos incendiarios al interior, tras lo cual se dieron a la fuga. Bomberos del parque de Bilbao acudieron a sofocar el fuego, mientras efectivos de la Ertzaintza desalojaron de sus casas a algunos vecinos como medida de prevención y agentes de la Policía Municipal de Bilbao controlaron el tráfico en la zona. Sobre las 22,30 horas, el fuego quedó extinguido y los vecinos regresaron a sus domicilios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de diciembre de 1998