Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casos especiales

En el mundo de los malos tratos de padres a hijos es bastante inusual que los menores tomen la iniciativa para denunciar los hechos. Eso al menos explica el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Javier Urra, quien desde que desempeña ese trabajo ha atendido, personalmente, dos casos de menores que se acercaron a la sede de la institución regional a denunciar sus problemas."Uno de los menores me explicó que no quería volver con sus padres. Cuando le pregunté si le pegaban o le desatendían, me contó que su único problema era que no le demostraban cariño. Como no había denuncia, hablamos con los padres y mantuvimos el contacto con el menor. Hablé por teléfono con él hace unos meses y me dijo que las cosas iban algo mejor", explica Urra.

"En otro caso", continúa, "la denuncia llegó por parte de dos hermanas que sufrían los golpes de su hermano mayor. Sólo pudimos actuar cuando una de ellas ingresó en el hospital. Entonces pusimos el problema en manos de la fiscalía".

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid cree que es lógico que cuando un niño denuncia a sus padres la justicia haga prevalecer el interés del menor en el primer momento y le quite temporalmente la tutela a los mayores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de diciembre de 1998