Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REGRESO DE LOS CAMPEONES

Vorágine madridista

Médicos y fisioterapeutas creen que el equipo pagará el esfuerzo de su viaje a Japón

Diez días fuera de casa. Cerca de 40 horas de vuelo. Dieta inapropiada en los aviones. Dos partidos de enorme tensión (frente al Inter y el Vasco de Gama). Un desfase de ocho horas con respecto a la habitual. Regreso abrupto a España desde Tokio. Celebración. Partido de Liga frente al Espanyol apenas 72 horas después de aterrizaje. Y el Spartak de Moscú el próximo miércoles. El Madrid se ha metido en una rueda enloquecida que le ha procurado un gran éxito (la Copa Intercontinental) pero que le puede traer consecuencias indeseables en las próximas semanas. Varios médicos y fisioterapeutas consideran que las condiciones del viaje a Tokio probablemente tendrán un efecto fisiológico en los jugadores."Quizá no se advierta inmediatamente, porque el ciclo de la competición enmascara los problemas de fatiga, pero los problemas de orden fisiológico pueden aparecer en dos o tres semanas", señala Miguel Gutiérrez, fisioterapeuta de la selección española. Aunque Alfonso Del Corral, jefe de los servicios médicos del Real Madrid, se ha ocupado de prevenir las disfunciones que puede generar el viaje a Tokio, los especialistas lamentan las condiciones a las que están expuestos los futbolistas de equipos como el Real Madrid. Especialmente tras "un traslado monstruoso por la distancia, las horas de viaje y los efectos sobre el ritmo de vigilia y sueño", según el responsable del cuerpo médico de un club de Primera División. "Los jugadores aguantan todo, desde la proliferación de partidos y competiciones hasta el brusco cambio de horarios, pero es imposible sustraerse a los problemas que se derivan de esta situación", dice Genaro Borrás, médico de la selección. Tanto Borrás como Miguel Gutiérrez apuntan al crecimiento en la cifra de lesiones musculares. "Por desgracia, a la lesión no le sigue un periodo de recuperación. Cualquier paciente tiene derecho a disfrutar de su curación. A los futbolistas no les ocurre: apenas dan síntomas de recuperación, vuelven a jugar", añade Borrás para referirse a la presencia de Hierro en el encuentro de Tokio.

Todas las condiciones del viaje a Japón son perjudiciales para el estado físico de los fútbolistas. "Lo único positivo es la euforia que producirá entre los jugadores la conquista de la Copa Intercontinental", agrega Gutiérrez. "Pero las defensas del organismo bajan cuando se entra en un periodo de distensión. Y eso es muy posible que ocurra en dos o tres semanas".

Dos de los factores más comentados por médicos y fisioterapeutas están relacionados con la dieta y el cambio horario. Los sedantes, hasta hace poco ausentes de los maletines de los médicos del fútbol, son consumidos con frecuencia por los jugadores. En el caso del Real Madrid, Del Corral ha suministrado melatonina a sus futbolistas para limitar las consecuencias del cambio horario entre España y Japón. La melatonina es una sustancia que ayuda a equilibrar el ritmo de vigilia y sueño. Pero los médicos consideran que es casi imposible atender a todas las disfunciones que se generan en un viaje como el efectuado por el Madrid. Por ejemplo, la dieta. "No conozco ninguna compañía que se preocupe de garantizar una comida con el 60 o 70% de hidratos de carbonos y carnes sin grasa. Además, se come a deshora, sin seguir un ritmo natural", dice Genaro Borrás.

Otros especialistas consultados señalan gráficamente la curva que producen estos traslados. "Basta ver a los mejores velocistas del mundo. Muchas veces consiguen acercarse al récord mundial y después de un viaje transoceánico se quedan muy lejos de sus marcas habituales. Con los futbolistas sucede lo mismo. No son máquinas. Siempre se paga una factura. Y, a pesar de todos los cuidados, los jugadores del Real Madrid probablemente tendrán que pagarla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de diciembre de 1998