Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE intenta evitar una gran concentración ante la cárcel de Guadalajara el día 5

Felipe González anunció el pasado jueves que estaría el día 5, la víspera de la fiesta de la Constitución, en la prisión de Guadalajara con José Barrionuevo y Rafael Vera. De inmediato, los hijos de ambos, las Juventudes Socialistas y dirigentes del PSOE decidieron que se reunieran allí miles de personas para protestar por su situación. Ahora la ejecutiva del partido trata de desmontar esa gran concentración en esa fecha para que no coincida con las de familiares de etarras ante otras cárceles. Su idea es eludir una imagen que asocie a unos reclusos con otros.

Todos quieren mostrar a José Barrionuevo y Rafael Vera la máxima solidaridad, pero puede haber acciones que resulten contraproducentes. Ésta es la conclusión transmitida por numerosos miembros de la ejecutiva federal, que ayer se manifestaron en contra de que siga adelante la movilización de militantes de toda España para que se reúnan el próximo día 5 ante la cárcel de Guadalajara, en la que el ex ministro del Interior y el ex secretario de Estado cumplen sus condenas de diez años por el caso Marey.El principal argumento es el de que ha llegado a la dirección socialista una información en el sentido de que familiares de presos etarras preparan precisamente para la víspera de la fiesta de la Constitución concentraciones ante las cárceles en las que se encuentran. Así, se pretende huir de una imagen que pueda equiparar a unos reclusos con otros. La preocupación de anoche estaba en si será ya posible parar la convocatoria.

Movilización masiva

El fuego lo abrió González el pasado jueves al anunciar que pasaría la víspera del 20º aniversario de la Constitución en la puerta de la cárcel de Guadalajara con "Pepe y Rafa". Para muchos ésa era una llamada a la que no se podía faltar. Lo que nadie sabía es que lo que el ex presidente tenía previsto era hacer una visita, muy temprano, a Barrionuevo y Vera y partir inmediatamente de viaje al extranjero, por lo que no podría quedarse a la concentración en el caso de que se celebrara, como siempre, a las doce de la mañana.Los hijos de Vera y Barrionuevo, que desconocían este dato, pensaron que la presencia de González debía aprovecharse para organizar una gran cita. Por eso escribieron a los secretarios de Organización de todas las federaciones pidiendo que les ayudaran a convocar para ese sábado a todos cuantos pudieran ir, fueran o no afiliados al partido. Rafael Vera hijo y Marta Barrionuevo recordaron en esa carta que ya se han cumplido tres meses del "encierro injusto" de sus padres y que la víspera de la celebración de la Carta Magna es una buena fecha para protestar por ello. Para la difusión del escrito y la movilización, ambos contaron con las Juventudes Socialistas, cuyo secretario general, José Manuel Caballero, está desde el primer día muy involucrado en la defensa de los dos ex altos cargos de Interior.

En la reunión de la ejecutiva de ayer, sin embargo, no se consideró oportuno que se celebre esa concentración ese día. La idea es que se posponga a otra fecha en la que no coincida ni con aniversarios ni con iniciativas de familiares de etarras. Así, se piensa en acercarla a las fiestas navideñas. En consecuencia, aunque trata de evitar dar un carácter oficial a las concentraciones de los sábados ante la prisión de Guadalajara, la ejecutiva hará saber hoy mismo a todas las federaciones que no hay nada previsto para el día 5. El propio líder de los socialistas andaluces, Manuel Chaves, no dudó ayer en preguntar si la convocatoria para ese día era oficial.

El indulto

De Barrionuevo y Vera se habló mucho en la ejecutiva. El día anterior habían sido visitados precisamente por el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell."El Gobierno del PP tiene un problema sobre la mesa y debe resolverlo", insistieron diversos miembros de la ejecutiva, que se resisten a pedir con claridad el indulto para sus dos compañeros aunque es de eso de lo que hablan cuando piden a José María Aznar que resuelva ya su situación.

En cualquier caso, ni los propios condenados ni la ejecutiva pedirán el indulto con claridad. Se limitarán a poner de manifiesto que el Ejecutivo no puede asimilar a Vera y Barrionuevo con los etarras y, por tanto, hacer que sus suertes vayan unidas.

"El Gobierno tiene que solucionar el asunto de inmediato, con urgencia, antes de que empiece el proceso de negociación política con ETA sobre la situación de sus reclusos", dijo ayer un miembro de la ejecutiva a modo de resumen de lo hablado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de diciembre de 1998

Más información

  • La dirección no quiere que coincida con manifestaciones de familiares de presos etarras