Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arte deja libres las habitaciones

Se notan los tiempos de bonanza económica. Los galeristas están más sonrientes. Al menos, los participantes en la singular feria artística New Art mostraban su satisfacción generalizada de cómo habían funcionado las cosas en la primera planta del hotel Barceló-Sants, en donde desde el viernes y hasta ayer los trabajos artísticos se han apropiado de las habitaciones. El galerista y presidente de Art Barcelona, entidad organizadora del encuentro, Carles Taché, reconocía un ligero descenso de público con respecto a la anterior edición celebrada en el hotel Majestic. Sin embargo, dada la incógnita que se había planteado con el cambio de ubicación, valoraba el encuentro como todo un éxito. De acuerdo con datos facilitados por la organización, este año han pasado por taquilla 10.000 personas frente a los 11.000 visitantes contabilizados en la edición de 1997. "No todos los galeristas tienen siempre las mismas expectativas, pero en general se muestran satisfechos por las ventas que han realizado y, lo que es más importante, por los contactos que han realizado". El ambiente que se ha respirado estos días, aparte de un calor que en momentos fue asfixiante, ha sido el de que el arte empieza a ser para todos los públicos. Grupos de veinteañeros, representantes del nuevo coleccionismo de 35 a 40 años, caballeros y señoras de mediana edad y personas con cierto grado de veteranía se han introducido en cada una de las habitaciones con mayor o menor estupefacción según se tratara de propuestas más o menos arriesgadas. La anécdota del día fue la señora procedente de Suiza y con destino a Marbella que aprovechó el cambio de tren para adquirir dos cuadros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998