Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puente de Contreras supera la prueba

Los técnicos dan luz verde al viaducto tras comprobar que puede soportar al mismo tiempo 1.300 toneladas

El tramo más esperado de la Nacional III, que servirá para acortar distancias entre Valencia y Madrid, está casi a punto para ser inaugurado a bombo y platillo el próximo jueves con la presencia de los tres ases de la baraja financiera que participan en la construcción: el presidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana, y su homólogo de Castilla-La Mancha, José Bono, y el presidente del Gobierno, José María Aznar. Los nueve kilómetros de longitud del nuevo puente que cruza el embalse de Contreras superaron ayer con éxito cinco pruebas de carga de distribución realizadas en cinco fases distintas, en las que los técnicos verificaron la resistencia de los materiales y la flexibilidad del viaducto, que ha costado más de 10.000 millones de pesetas. Un total de 1.300 toneladas de tierra, distribuidas en 39 camiones, caminaron por primera vez a través del nuevo viaducto alineados en tres bloques paralelos que circulaban al mismo tiempo, para comprobar la resistencia de uno de los tramos viarios más transitados por el transporte comercial e industrial. Durante seis horas, técnicos e ingenieros de esta obra -en la que han participado más de 1.000 personas a lo largo de diez meses- comprobaron a través de un sistema informatizado por ordenador que las cifras de oscilación del nuevo puente fueran las correctas para soportar la densidad de tráfico al que estará sometido este tramo de la carretera. Con la culminación de la autovía, el trayecto entre Madrid y Valencia se podrá recorrer en algo menos de tres horas a una velocidad media de 120 kilómetros por hora, resolviendo de un plumazo las tortuosas y peligrosas curvas que han caracterizado a la carretera en este tramo. La construcción del puente de Contreras pone fin a una polémica que se inició mucho antes de que se inventaran los coches, allá por 1803 cuando el ingeniero Agustín de Betancourt ya criticaba "los defectos" del trazado del "camino" de Madrid a Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 1998