Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Barraca d"Aigües Vives abre el proceso para ser entidad menor

Los vecinos de La Barraca d"Aigües Vives no pretenden independizarse de Alzira pero sí alcanzar las mayores cotas de autogobierno, por ello presentaron ayer en el Ayuntamiento la correspondiente solicitud formal para que esta barriada separada por unos siete kilómetros de la ciudad pueda erigirse en entidad local menor. "Estamos marginados" o "nos sentimos barraqueros", son algunas de las quejas que resuenan en la Vall d"Aigües Vives, en cuyo centro se sitúa cruzada por la carretera Chiva-Tavernes de la Valldigna, este núcleo de cerca de 600 habitantes. En verano se juntan en el valle alrededor de 12.000 vecinos que habitan las urbanizaciones y numerosos chalés diseminados por este hermoso paraje que une La Ribera con La Valldigna. Pero la población censada en La Barraca disminuye progresivamente, se queja un veterano residente, José Serralta: "Los jóvenes se van a vivir a Alzira y aquí sólo quedamos los más viejos". Su pretensión de convertirse en entidad local menor no será una tarea fácil; así se lo advirtió recientemente el grupo municipal del BNV que junto a EU son las únicas formaciones locales que les han brindado su apoyo. El primer paso tendrá que darlo el Consistorio dando el visto bueno y trasladando el expediente para que sea el Consell el que la autorice o la deniegue.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1998