Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proyecto del parque del Barça tiene un coste de 40.000 millones

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, y el presidente del Fútbol Club Barcelona, Josep Lluís Núñez, firmaron ayer un convenio con el fin de hacer posible el proyecto Barça 2000, que supone, según la maqueta presentada, una reordenación de todo el entorno urbano y de las instalaciones del club para la creación del parque del Barça. En pesetas, se trata de una inversión multimillonaria: unos 40.000 millones, según una estimación realizada por el alcalde en el acto de la firma del convenio. El macroproyecto presentado es una vieja aspiración del presidente de la entidad azulgrana, quien lleva años intentado cambiar la cara -y la rentabilizar, de paso- del entorno de las instalaciones del club. El proyecto inicial de Núñez de levantar una gran zona comercial -que incluye la construcción de pisos- se ha ido transformando. Según las bases del convenio firmado ayer, se tratará de un gran complejo entre la avenida Diagonal y el Camp Nou que integrará un gran espacio de zona verde -más de siete hectáreas- y un parque temático dedicado al deporte, a la cultura y al ocio. Supone una intervención en 230.000 metros cuadrados de techo, según los cálculos municipales. El proyecto del club -presentado en un vídeo- podría incluir la construcción de un monoraíl como eje de transporte que facilitaría el acceso al parque desde la avenida Diagonal. Pero, de momento, es sólo una idea: "Ya veremos cuál es la solución óptima", manifestó el alcalde, quien recordó que el metro ligero del Baix LLobregat, que circulará por la avenida Diagonal, puede abrir otras posibilidades. El convenio firmado supone el primer paso para que el club y el Ayuntamiento trabajen conjuntamente sobre las actuaciones necesarias para aprobar el proyecto del parque. Para empezar, el proyecto requerirá de la aprobación de un plan especial, algo que precisa tiempo. No menos de una año, aseguró el teniente de alcalde Xavier Casas. El convenio firmado entre el Barça y el Ayuntamiento incluye una serie de cláusulas sobre algunos puntos que la entidad incluye en el proyecto del parque como, por ejemplo, la construcción de un hotel, algo que el Ayuntamiento no admite dentro del plan especial. Otra de las cláusulas establece que "el FC Barcelona mantendrá la titularidad sobre todo el ámbito, teniendo la responsabilidad final en la explotación del conjunto". Tanto Clos como Núñez resaltaron la importancia de un proyecto de ese tipo. En palabras del alcalde: "Es una idea arriesgada para una ciudad que quiere un proyecto innovador". Núñez subrayó que la idea básica era "aportar a la ciudad algo diferente" para remachar que el Barça es "más que un club". PASA A LA PÁGINA 4

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998