Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caja Madrid y Caja Duero compran las filiales españolas del Lyonnais

Caja Madrid y Caja Duero cerraron en la madrugada de ayer un pacto con Crédit Lyonnais para comprar las filiales de la entidad francesa en España. Caja Madrid adquirirá la Banca Jover, mientras Caja Duero se hará con Crédit Lyonnais España. Además, las dos cajas toman al 50% las sociedad de Bolsa Iberagentes. El montante global de la operación, sujeto a una auditoría, ronda los 14.000 millones.

El plazo fijado por las partes para que este pacto se concrete en un contrato de compraventa definitivo tiene como fecha tope el 15 de enero de 1999. La operación se articula en tres partes. En primer lugar, Caja Duero compra la red de Crédit Lyonnais España, además de dos filiales, una especializada en gestión de patrimonios y otra en fondos, por 7.000 millones de pesetas, cifra sujeta al resultado de la auditoría definitiva. Con esta compra, Caja Duero pasa a tener 87 nuevas oficinas (actualmente tiene 442), una buena parte de las cuales (36) se encuentran en Madrid.Además, está sobre la mesa la adquisición por parte de Caja Duero de dos edificios de Crédit Lyonnais en Madrid (la sede central, que está situada en el paseo de la Castellana y unas dependencias ubicadas en la calle Julián Camarillo).

La segunda parte del acuerdo afecta a la otra filial del grupo francés en España, la Banca Jover. Esta entidad será adquirida por Caja Madrid por un cantidad que oscilará entre 5.200 y 5.500 millones de pesetas, según las fuentes bancarias consultadas. La Banca Jover tiene una red de 82 sucursales, prácticamente todas en Cataluña y Baleares. Esta zona es, precisamente, uno de los objetivos de expansión que el presidente de la entidad, Miguel Blesa, siempre ha considerado prioritario.

La tercera pata del pacto es la venta de Iberagentes, la sociedad de valores del Crédit Lyonnais en España. Caja Duero y Caja Madrid la compran al 50% por un precio a fijar entre 1.200 y 1.400 millones de pesetas.

Fortísimas minusvalías

La venta de las filiales españolas es un paso más en el proceso de ajuste del grupo francés, que evitó la quiebra gracias a unas billonarias ayudas públicas, algo más de dos billones de pesetas. Ese dinero fue destinado a tapar los agujeros provocados por la deficiente gestión, que ha llegado incluso a provocar la apertura de un proceso judicial contra uno de los expresidentes de la entidad, Jean Yves Haberer. Esas ayudas recibieron el visto bueno de Bruselas, pero a condición de que el grupo francés vendiera buena parte de su activos, entre ellos las filiales en el exterior.El paso del Crédit Lyonnais por España no ha sido nada afortunado. Comenzó a principios de la década de los noventa con la compra de dos bancos que eran filiales del Banco Santander, el Banco Comercial Español y la Banca Jover.

Por aquella doble operación, el grupo francés pagó al español algo más de 100.000 millones de pesetas, lo cual ha sido severamente criticado por los actuales gestores del Crédit Lyonnais. Y es que las minusvalías han sido realmente multimillonarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 1998

Más información

  • El grupo francés recibirá un máximo de 14.000 millones de pesetas