Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Poco dinero

Los inversores empiezan a retirarse de un mercado en el que tienen cabida todo tipo de pronósticos, desde los que apuntan a los 800 puntos del índice de Madrid sólo para indicar que puede subir —los 800 son la primera referencia redonda— hasta los que predicen un recorte espectacular para el final del ejercicio. Ante la duda, la mayor parte de los inversores han coincidido en mantener su dinero apartado de la Bolsa y el mercado continuo se ha quedado por debajo de los 100.000 millones de pesetas.

Una de las paradojas que ofrece esta coyuntura es que existe un consenso casi total sobre la posibilidad de un descenso de los tipos de interés en los países occidentales, pero también hay una especie de acuerdo global sobre los problemas que esto puede traer para el ahorro, enfrentado sin remisión al dilema de elegir entre capital riesgo o consumo, dos opciones no buscadas.

Otro asunto tratado en estas jornadas de ocio es el de la entrada de las economías occidentales en un proceso de deflación, algo ya enunciado con anterioridad, pero relegado al montón de los temas a estudiar cuando haya alguna teoría a mano capaz de explicar el fenómeno.

Los mercados de valores europeos consiguieron mantenerse a flote en aguas relativamente revueltas, pero fue más por inercia que por impulso de las posiciones compradoras, al menos en el caso de la Bolsa española, en la que muy pocos valores acumularon una parte importante del dinero en circulación.

En el mercado de deuda se produjo una pequeña retirada de beneficios que hizo subir las rentabilidades, pero sin que se detectara trasvase alguno de fondos hacia la renta variable, totalmente ajena a este descenso de los tipos en el mercado secundario.

Tampoco el mercado de divisas aportó movimientos en los que apoyar, o justificar las numerosas precauciones adoptadas por unos inversores que parecen considerar suficiente la recuperación conseguida por los índices bursátiles en las últimas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998