Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

CALMA, DICE LA REINA

El Palacio de Buckingham salió ayer conciliatoriamente al paso de la más reciente disputa británica sobre Diana, su vida, pecadillos y la supuesta sed de venganza que, según un controvertido libro escrito por Penny Junor, impulsó a la difunta y celosa Princesa de Gales a amenazar de muerte a Camilla Parker Bowles, la amante de su exmarido, el príncipe Carlos. Junor sostiene que el libro fue escrito con la colaboración de amigos de Carlos. Carlos y Camilla adoptaron el desusado paso de condenar las aseveraciones de Junor en un comunicado conjunto. Y ayer, Buckingham Palace pidió que se deje en paz a Diana, cuya trágica muerte hace un año la convirtió en una mártir, catapultándola al umbral de la canonización. La Casa Real dijo que el furor causado por el libro, en el que Junor además alega que fue Diana y no Carlos la primera en cometer adulterio, afecta negativamente a los principes Guillermo y Enrique. "Que Diana descanse en paz", señaló el Palacio. Eso, por supuesto, está todavía por verse. Esta nueva biografía del príncipe heredero de la corona británica parece ahondar aún más la brecha abierta entre su familia y los Spencer durante el funeral de la fallecida Diana.- , .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998