BALONCESTO LIGA ACB

El Barça se reivindica frente al Caja Cantabria

Con 38 puntos de ventaja, 107-69, el Barça firmó su partido de la reivindicación. Necesitaba de una victoria para mantener su tercer puesto en la clasificación y decidió regalar al público con su mejor interpretación. El Caja Cantabria no pudo asistir sino como convidado de piedra a la función.

Fue un espectáculo meditado, con un protagonismo compartido y un hilo argumental bien tramado y construido. El Barça estableció en el juego fácil y la defensa férrea el punto de partida y dejó que sus jugadores matizaran el desarrollo con su toque personal. En la primera parte, Alston insistió en mostrar cómo se culminan en canastas sucesivas las buenas asistencias. Sus 19 puntos en la media parte le reconocieron su faceta. Dueñas, más tímido, también le secundó. El Barça establecía un monólogo de juego en el que el Caja Cantabria parecía no querer entrar. Quizás por ello la representación amenazaba, por momentos, con sedar al espectador.

Barcelona: Nacho Rodríguez (0), Rodrigo De la Fuente (13), Esteller (11), Alston (21); Xavi Fernández (4), Djordjevic (12), Gurovic (20), Junyent (5) y Rentzias (11)

37 canastas de 54 lanzamientos. 5 de 10 triples. 18 de 22 tiros libres. 34 rebotes, 12 en ataque.Caja Cantabria: Ruiz Lorente (4), Cabral (0), Espinosa (31), Harstad (10), Braggs (15); Pedro Mateu (7), David García (0), Javi Pérez 80) y González (0). 23 canastas de 42 lanzamientos. 4 de 17 triples. 27 de 59 tiros libres. 23 rebotes, 12 en ataque. Árbitros: Martín Bertrán, Redondo y Velasco. Campo: Palau Blaugrana. Unos 6.200 espectadores. Djordjevic jugó su primer partido de la Liga después de haber estado convaleciente de una lesión en una rodilla.

El descanso -que reflejaba un 49-34- marcó el tiempo de la reivindicación azulgrana. El Caja Cantabria accedió, aunque tímidamente, a entrar en el diálogo y el Barça lo remató. Tiró de los mismos argumentos interpretativos y, con más ritmo, los reforzó. Surgieron entonces en primer plano de la escena dos actores inéditos en el primer acto: Gurovic y Djordjevic.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS