BIENESTAR SOCIAL

El PSPV denuncia que sólo la cuarta parte de los ancianos adscritos al bono-cheque tuvo plaza en 1997

La diputada socialista Lourdes Alonso acusó ayer al Gobierno valenciano de "abandonar" a la tercera edad, ya que sólo la cuarta parte de los ancianos incluidos en el programa bono-cheque consiguió plaza en una residencia el año pasado, de las 2.000 solicitudes de ingreso presentadas. Alonso señaló que la política social del PP es "una gran mentira" y criticó la falta de planificación en cuanto a cobertura de plazas, ya que en estos momentos hay más de 800 personas en lista de espera y el Consell no tiene previsto construir más residencias públicas, dijo. A su juicio, la labor de inspección de la Consejería de Bienestar Social "no funciona", lo que impide llevar a cabo un control de calidad y permite que proliferen las "residencias piratas", y tampoco se cumple el principio de elección de centro, lo que supone "una quiebra de la política social". La diputada añadió que "nadie" conoce el contenido del Plan Gerontológico de la consejera Marcela Miró y criticó que se haya nombrado coordinador del mismo al concejal de Mercados del Ayuntamiento de Valencia, "que no es experto en el tema". Por su parte, el diputado autonómico popular Antonio Clemente, salió al paso de todas esas acusaciones, alegando que "el bono residencia ha permitido acabar con las listas de espera, garantizando la libertad de elección", por lo que la la política social del Gobierno de Zaplana "ha respondido a las expectativas de los ciudadanos". Clemente aseguró que sólo en algunos casos se envía a los mayores a centros privados y dijo que las críticas del PSPV "no tienen otra base que la falsedad y el insulto".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS