Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TREGUA DE ETA

El PNV dice que someterá la Declaración de Lizarra a debate en la Mesa de Ajuria Enea

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, aseguró ayer que la Declaración de Lizarra, suscrita por los partidos, sindicatos y asociaciones nacionalistas vascas junto a IU el pasado sábado en Estella (Navarra) no es el nuevo referente político de pacificación que suplante a la Mesa por la Paz de los partidos democráticos, sino una ampliación del punto 10 del Pacto de Ajuria Enea, en el que se habla del inicio del diálogo cuando se observe una clara voluntad de poner fin a la violencia. Por esa razón, advirtió, "si la Mesa vuelve a reunirse, habrá que debatirlo".

Xabier Arzalluz restó ayer importancia a las declaraciones de Herri Batasuna que calificaban de "finiquitados" los pactos antiterroristas de Ajuria Enea, Pamplona y Madrid y, aunque se mostró escéptico sobre su futuro y operatividad, asumió que la Declaración de Lizarra tendrá que ser debatida en su seno. "Si eso fuera bien y si hay otra reunión de Ajuria Enea, que si ahora no la hay es porque el PP y el PSOE no lo han querido hasta después de las elecciones, pues la presentaríamos allí, lo mismo que se presentó la iniciativa del lehendakari, que era suya personal", anunció Arzalluz."Igual también nos la tiran de la mesa", advirtió el presidente del PNV recordando el fracaso del plan de paz presentado por José Antonio Ardanza, "y entonces la Mesa de Ajuria Enea seguirá como una reunión de partidos que asumen que no se pueden conseguir fines políticos por medio de la violencia. Hasta ahí habremos llegado".

No imposición

El líder del PNV respondió a quienes acusan a su partido de querer imponer un modelo de pacificación exclusivamente nacionalista: "Los esfuerzos y los contactos no son contra nadie ni tienen un carácter excluyente. Los firmantes somos la mayoría del Parlamento vasco [representan a 47 de los 75 parlamentarios], luego díganme quién quiere imponer a quién".Para el presidente del PNV, la principal reflexión de todo este asunto es que, frente a la inoperancia de la Mesa de Ajuria Enea, el PNV ha arriesgado para ver hasta dónde llega. También negó cualquier pacto secreto con Herri Batasuna y avisó: "Podemos despeñarnos, pero vamos a seguir adelante".

Las declaraciones de Arzalluz sobre el Pacto de Lizarra se produjeron en el marco de la reunión que desde ayer mantienen entre Bilbao y Vitoria los partidos nacionalistas firmantes de la declaración de Barcelona: Convergència Democràtica de Catalunya, su socio Unió Democràtica y el Bloque Nacionalista galego.

CiU no apoyará explícitamente la Declaración de Lizarra. Fuentes de la coalición que encabeza el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, afirmaron ayer en Vitoria: "No nos corresponde dar un apoyo explícito al pacto; aunque, tácitamente, respaldamos la política que en general hace el PNV.

Contactos del Gobierno

Fuentes cercanas al Gobierno aseguraron a EL PAÍS que durante todo el día de ayer representantes del Ejecutivo mantuvieron contactos con representantes de sus socios nacionalistas catalanes para trasladarles que el Ejecutivo no toleraría un respaldo expreso al acuerdo de Lizarra. El lunes, en el Congreso, CiU protagonizó un inesperado respaldo a los nacionalistas vascos al dar sus votos a una moción presentada por Eusko Alkartasuna y apoyada asimismo por el PNV e Izquierda Unida en la que se solicitaba el acercamiento de los presos etarras a las cárceles del País Vasco. la propuesta fue derrotada con los votos unidos de socialistas y populares.El BNG, que asiste junto al PNV y a CiU a la reunión de Vitoria, tampoco se manifestará explícitamente a favor de la Declaración de Lizarra, según fuentes de los nacionalistas gallegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 1998

Más información

  • CiU y el BNG no apoyarán de forma explícita el documento suscrito en Estella