Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penas de más de 100 años de cárcel para los etarras que intentaron matar a Atutxa cinco veces en 1994

La Audiencia Nacional condenó ayer a penas de más de 100 años de cárcel a cada uno de los miembros del comando Vizcaya de ETA que trataron de asesinar al consejero vasco de Interior, Juan María Atutxa, en cinco ocasiones, en 1994.La resolución declara probado que los dirigentes del grupo José Luis Martín Carmona y Lourdes Churruca Madinabeitia idearon varios sistemas para atentar contra Atutxa, entre ellos la colocación de un coche cargado con 40 kilos de explosivos para hacerlo explotar al paso del coche oficial del consejero. Sin embargo, y a pesar de haberlo intentado en cinco ocasiones, Atutxa no pasó por el lugar. También planearon dispararle con un rifle de mira telescópica a la salida de la Iglesia de Arteasen (Vizcaya) donde Atutxa solía acudir a oír misa, pero desecharon la idea por no considerarla factible, y tampoco pudieron adosar al vehículo un maletín con explosivos.

El comando Vizcaya también intentó asesinar al sargento del Ejército José Carolo Raña. Martín Carmona y Lourdes Churruca se apostaron en un cruce y esperaron al militar, que detuvo su coche en un semáforo. Los terroristas dispararon contra él, pero consiguió escapar.

La sentencia condena a los responsables del grupo, Martín Carmona y Churruca, a penas que suman 119 y 115 años de prisión, respectivamente, por delitos de asesinato en grado de tentativa, depósito de armas, tenencia de explosivos, conspiración para el asesinato y otros delitos menores.

Al mismo tiempo la Audiencia condena a 24 años de prisión a cada uno de los etarras que integraban el comando de apoyo y que tenían como misión facilitar los datos de seguimiento y control para cometer los atentados. Se trata de Guillermo Marañón Uriarte, Eduardo Pérez Anuncita y José Antonio Embeitia Ortuondo.

Por último, la sentencia condena a Juan Antonio Sánchez Melendo y a Aitor Bores a sendas penas de 10 años de cárcel por colaboración con ETA.

Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo decretó ayer la prisión incondicional para Izaskun Labeaga, acusada de colaboración con banda armada, ya que se sospecha que pudo dar cobijo a miembros del nuevo comando Vizcaya, ya desarticulado e integrado por Iñaki Bilbao, Patxi Marqués, Ignacia Ceberio (fallecida en el tiroteo con los agentes policiales) y el hermano de ésta, Urko Labeaga.

Urko Labeaga fue detenido el pasado mes de mayo tras estallarle el artefacto explosivo que intentaba colocar en las oficinas de Telefónica en Getxo (Vizcaya).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1998