Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Actuar en una serie de televisión es un reto más grande que trabajar con Almodóvar"

Liberto Rabal (Roma, 1975) no pierde el tiempo. Con apenas 23 años se ha convertido en un actor con futuro. Este joven, nieto del gran actor Paco Rabal y de la escritora Carmen Laforet, comenzó a acariciar la popularidad cuando José Luis García Sánchez lo eligió como protagonista de su película Tranvía a la Malvarrosa. Su carrera siguió en ascenso gracias al buen ojo de Pedro Almodóvar, que le incorpora al reparto de Carne trémula para sustituir a Jorge Sanz.Ahora, aquel chico que quería ser biólogo para seguir los pasos del famoso naturalista Gerald Durrell, se enfrenta con su primer papel televisivo en la serie A las once en casa. Él y Beatriz Rico son los nuevos fichajes de esta telecomedia, que regresa esta noche a TVE-1 (21.50). El personaje de Liberto Rabal, que tardará todavía un par de semanas en debutar, atiende al nombre de Lobo. "Soy el novio de Lucía (Lydia San José), un tipo de pelo azul que va de auténtico por la vida y tiene alma de artista", explica Liberto Rabal.

Pregunta. ¿Cuál ha sido el gancho para participar en esta serie?

Respuesta. Llevaba cinco o seis meses sin trabajar y hasta que comience el rodaje de mi próxima película, que quizá se titule Clipperton, era una forma de estar en activo. Además, el contrato era muy tentador, ya que me permite dedicarme a otros proyectos.

P. No será la primera vez que le hacen una oferta televisiva.

R. No, claro que no. No me acuerdo de los títulos, pero me han llamado de muchas series. Hasta ahora no me había decidido porque, o eran unos contratos que me ataban mucho, o los papeles no me atraían demasiado.

P. ¿Cómo es Lobo?

R. Tiene alma de artista y una pinta muy poco convencional. Lleva el pelo de color azul y va vestido de cualquier manera. No es un intelectual, precisamente, y vive en un mundo loco y personal. Él se define a sí mismo como un creador que quiere un arte sin artificios y trata de encontrar nuevas expresiones artísticas. Una de sus actividades es construir esculturas con montones de basura.

P.Usted debutó en televisión con la serie Fortunata y Jacinta.

R. Sí, cuando tenía cuatro años, pero Fortunata y Jacinta era una serie rodada en formato cine. Trabajar en A las once en casa me ayudará a tener más tablas y a aprender más técnicas de este oficio de actor. Además, me permitirá conocer un mundo que para mí está a caballo entre el cine y el teatro. P. ¿Que tipo de personaje le gusta interpretar?

R. Me interesa, sobre todo, hacer cosas distintas. De lo contrario, sería un aburrimiento. No me interesan tanto los personajes como la acción y la historia.

P. ¿Cómo encaja las críticas?

R. Muy bien. La verdad es que hasta ahora las opiniones de los críticos han sido buenas y constructivas. Si algún día son adversas, creo que las agradeceré, porque siempre es importante contrastar todos los puntos de vista. P. Después de trabajar con Almodóvar, que es un director con fama de duro, ¿actuar en televisión es un juego de niños?

R. Ni mucho menos. Almodóvar, por ejemplo, es un director que ayuda mucho a los actores y eso se agradece. En televisión todo es más desangelado y cada uno va a lo suyo. En cine se cuidan los detalles y las secuencias se repiten tantas veces como sean necesario. En televisión todo va muy deprisa y lo importante es hacer, hacer y hacer. Ése es el objetivo. Para mí, trabajar en televisión es un reto más grande que participar en una película de Pedro Almodóvar.

P. ¿Se siente prisionero de sus apellidos?

R. Pues no. El éxito no se mide por el lustre del nombre o los apellidos. Lo importante es el respeto a las personas. Yo, además, tengo cuatro abuelos a los que quiero mucho al margen de su fama.

P. Su abuelo Paco Rabal, ¿le da clases de interpretación?

R. Sí. Trata de que aprenda a desenvolverme en este mundo. Me ha enseñado a recitar obras clásicas en verso y ahora voy a ampliar el repertorio con poemas de Alberti y Lorca. Me encantaría que no se perdiera la tradición de recitar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de septiembre de 1998

Más información

  • LIBERTO RABAL - ACTOR