Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se agarra a Kluivert

Van Gaal volvió ayer a exigir más a Rivaldo y obligó al nuevo fichaje a entrenarse por la tarde junto a su teórica víctima: Sonny Anderson

Volver a empezar. No queda más solución que esa. El Barça parte de cero en septiembre. Consciente de la ridícula imagen ofrecida en el arranque liguero en Santander, Louis Van Gaal, técnico del Barça, encara estas dos semanas de parón liguero como otra pretemporada más. El holandés ha programado una intensa semana con tres días con doble trabajo -un día ensayo y amistoso y otros dos con doble sesión- para rehacer su equipo. Hay gestos que indican que no quiere perder ni un segundo. Ni siquiera ha esperado a la presentación oficial de su fichaje. Patrick Kluivert, el delantero holandés procedente del Milan, pasó por la mañana la revisión médica y se entrenó por la tarde -la plantilla lo había hecho a las 9.30- junto a su teórica víctima: el delantero brasileño Anderson, que sale de una lesión."Para mí, no ha cambiado nada. Van Gaal me ha dicho que tendré que ir al 100% porque ahora no estoy sólo y somos dos. Y eso me motiva", dijo, sorprendentemente, Anderson pese a que su jefe ya dijo que los dos arietes son incompatibles. Mañana, Kluivert debutará con el Barça ante el Palamós en el partido para celebrar el centenario del club. El delantero no será la única novedad: Marcelo Pellegrino, el central argentino que llega del Vélez Sarsfield, cedido un año, conoció ayer a sus compañeros. "¿Si vi el partido ante el Racing?", se preguntó. "Sí, pero me parece una falta de respeto emitir un juicio cuando aún ni siquiera conozco al equipo". No pudo evitar decir algo: que Hesp, el portero azulgrana, hizo tres paradas decisivas y que cuajó una actuación excelente.

Ni siquiera Van Gaal lo esconde. Hesp salvó al Barça en Santander reproduciendo guiños de la temporada pasada. Parece un calco: el Barça perdió entonces la Supercopa ante el Madrid (este año, ante el Mallorca); fichó a Rivaldo (ahora a Kulivert y Pellegrino) y Hesp se convirtió en la revelación del equipo (en Santander, fue otra vez el mejor). Y se repiten otra vez los tics de antes: Van Gaal volvió a exigir más a Rivaldo, que no acaba de encontrar su posición. Con la esperanza de que el portero continúe en estado de gracia, que Pellegrino contribuya a cerrar la defensa y que Kluivert meta goles (suman un único gol en tres partidos oficiales), la plantilla tiene 15 días para afrontar un duro calendario: partido ante el Extremadura (el equipo se estrenó ante el Mallorca con pañolada); debut en Europa ante el Manchester en Inglaterra y partido en el Bernabéu. Y el dato empieza a pesar: el Barça suma seis partidos sin ganar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de septiembre de 1998