Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex jefe de la Casa Real pide a Anguita que no le utilice para "apuntar más alto"

El ex jefe de la Casa del Rey, general Sabino Fernández Campo salió ayer al paso de la acusación lanzada contra él por Julio Anguita, secretario general del PCE, de encubrir a los GAL por sus declaraciones sobre el caso Marey, pidiéndole que no utilice este asunto como arma política para apuntar a las más altas instituciones del Estado. "Lamento que el señor Anguita pretenda apuntar más alto. El Rey cumple siempre con la Constitución. Yo soy el más riguroso defensor de ese cumplimiento por parte de todos los españoles, lo que pasa es que algunos no lo cumplen. Y los que no lo cumplen, que lo paguen", dijo en declaraciones a la cadena SER.

"Yo he visto morir a muchos inocentes, a muchos niños, y ahora parece que los culpables son todos menos los de ETA", añadió. El ex jefe de la Casa Real reiteró: "Todos debemos estar unidos: los de antes, los de ahora y los que vengan después. Y lo que no me parece correcto es utilizar esto políticamente, porque por encima de la política está la seguridad y la paz de España".

Fernández Campo añadió: "Yo no he hablado de indultos. Eso tiene una regulación y no creo que deban hacerse presiones de ninguna clase, pero sí hay que mostrar al enemigo que estamos unidos frente a él". El ex jefe de la Casa del Rey agregó que hay que combatir a los terroristas, aunque sin vulnerar la Constitución: "Lo difícil es dentro del Estado de derecho luchar contra una plaga criminal. Pero ahí está el mérito. Y en eso yo soy muy rotundo, que lo sepa todo el mundo".

No es sólo Julio Anguita quien se muestra contra las declaraciones del que fuera jefe de la Casa del Rey. El portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, Ramón Aguirre, en declaraciones a Europa Press, se desvinculaba de sus declaraciones recordando que Fernández Campo ya no tiene vinculación con la Casa Real. Puntualizaba que hablaba, por tanto, a título individual. "Sabino Fernández Campo es una persona independiente. Es el ex jefe de la Casa Real. Sus palabras deben interpretarse como las de cualquier ciudadano. Nosotros", añadió el portavoz del PP, "nos remitimos al comunicado de la Casa Real y no comentamos sus comunicados y mucho menos las palabras de un ciudadano español que se ha pronunciado a título individual".

Y mientras el dirigente de IU y del PCE en Andalucía, Felipe Alcaraz, tachaba de "imprudentes" las declaraciones de Fernández Campo, el diputado socialista Luis Yáñez subrayaba que esas palabras surgen de "una persona que estuvo muchos años ocupando una gran responsabilidad y que sabe qué significó la lacra del terrorismo".

Frente a la acusación de "chantaje" con que Alcaraz calificaba cualquier pronunciamiento de los ex ministros de Interior Manuel Fraga y Rodolfo Martín Villa sobre el indulto a José Barrionuevo y Rafael Vera, Yáñez reconocía que "no siempre se ha guardado la más estricta legalidad en la lucha antiterrorista". Pero, una vez dicho eso, el director de la Oficina del Candidato socialista a la Presidencia, aseguraba que "excepto los más fanáticos del PP y de IU", todos sabían que "hubo episodios de guerra sucia desde los años 70 hasta 1987, cuando el PSOE acabó definitivamente con ellos".

En cualquier caso, Yáñez afirmó que no era contradictorio "mostrar solidaridad con Barrionuevo y Vera y reconocer que hubo guerra sucia y que fue un error, como ha hecho Borrell".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de agosto de 1998

Más información

  • Yáñez reconoce que hubo guerra sucia, pero apoya a Barrionuevo