Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS: COPA FEDERACIÓN

España, en su octava final

Arantxa y Conchita ganaron un emotivo doble y eliminaron a Estados Unidos

Algo más de tres horas tardaron Arantxa Sánchez y Conchita Martínez en ganar el punto de dobles que dio a España el acceso a su octava final de la Copa Federación. Los más de 4.000 espectadores que llenaban la pista central del Club de Campo de Madrid perdieron parte de su noche. Pero todo valió la pena. Fue, en gran parte, gracias a ellos que España consiguió eliminar a Estados Unidos por 3-2. Arantxa y Conchita lo pusieron todo, entrega, pasión y calidad. Y espoleadas por el público arrebataron la victoria a Mary Joe Fernández y Lisa Raymond. Las ganaron por 6-4, 6-7 (5-7) y 11-9. España se enfrentará a Suiza en una final que se celebrará en Lausana los días 5 y 6 de diciembre.El guión previo a la eliminatoria no se rompió en ningún momento. Pero, al final, costó certificarlo. En los cuatro partidos individuales se siguió al pie de la letra: Monica Seles ganó sus dos partidos y Lisa Raymond perdió los suyos. Ayer, Arantxa sufrió una de las derrotas más humillantes en la Copa Federación. Seles la superó por 6-4, 6-0 en una hora y cinco minutos. Sólo Martina Navratilova en 1986 le había endosado un resultado más concluyente, 6-3, 6-0. Conchita, en cambio, superó a Raymond (19ª mundial) por 7-6 (7-1), 6-4 en 1 hora y 40 minutos. Y dejó la eliminatoria pendiente del doble.

No era un partido sencillo. Era la única incertidumbre que planteaba la eliminatoria. Arantxa y Conchita no conocían la derrota en dobles en la Copa Federación desde 1989, cuando perdieron su primera final ante Estados Unidos en Tokio. Desde entonces, habían ganado los 13 encuentros que habían disputado. Ofrecían garantías. Pero también las estadísticas que presentaba EEUU daban crédito a su doble: no habían cedido este punto desde 1994 en que Gigi y Mary Joe Fernández perdieron ante Conchita y Arantxa en la final. Mary Joe y Lisa Raymond, sin embargo, sólo habían disputado un doble y lo ganaron en la primera eliminatoria ante Holanda.

El partido respondió a esas expectativas. Tuvo todos los alicientes de un duelo decisivo. Arantxa lo afrontó tras haber sufrido molestias en su pierna izquierda en su partido individual contra Seles. Pero eso no mermó, en absoluto, sus ansias de victoria, ni su capacidad de sacrificio. Tanto ella como Conchita se divirtieron al principio, pero acabaron con temores, cansadas y con cierto desaliento. Siempre mantuvieron viva, sin embargo, su ilusión por la victoria. Y atravesaron un momento crucial en la tercera manga, cuando Arantxa cedió su servicio en la quinta bola de break con 8-8 en el marcador. Lisa Raymond tuvo, pues, la posibilidad de decidir la semifinal con su saque. Pero una increíble reacción de las españolas acabó por llevarlas a la victoria.

España tiene ahora la posibilidad de ganar en Suiza su quinta Copa Federación, tras sus triunfos en 1991, 1993, 1994 y 1995. Hasta ahora ha perdido en tres finales: en 1989, 1992 y 1996. La final contra Suiza será absolutamente inédita. España ha jugado una sola vez frente a las helvéticas. Fue en 1978, en segunda ronda, y por España jugaban todavía Carmen Perea y Mónica Alvarez-Mon. España perdió por 2-1. Ahora ganar tampoco será fácil, Suiza cuenta con Martina Hingis, la número uno del mundo, y con Paty Schnyder, la 11ª. El partido entre Arantxa y Seles no tuvo nada que ver con el que ambas tenistas disputaron en la final de Roland Garros a principios de junio. Allí la española ganó su cuarto Grand Slam. En Madrid no pudo evitar su derrota. La primera manga fue espectacular. Pero Arantxa sufrió un leve pinchazo en su pierna izquierda con 3-3 y aquello marcó el desarrollo futuro del partido. "Me asusté", confesó Arantxa, que recibió asistencia en pista. "Sentía molestias y me descentré". Hasta entonces, Arantxa había ofrecido lo mejor de su juego.

"Tuve mis oportunidades en el primer set, pero Seles jugó casi sin errores. Cometió muy pocos errores no forzados y pocos forzados", agregó Arantxa. A partir del 3-2, la española no consiguió ganar su servicio ni una sóla vez en el resto del partido.

Conchita, en cambio, creó dudas en la primera manga de su partido contra Lisa Raymond, cuando la estadounidense le rompió el saque en el noveno juego y sirvió para ganar el set. Pero las disipó sin problemas con una rotura que le permitió forzar el desempate. Salvado aquel momento, el partido se convirtió en un camino de rosas. La aragonesa ganó el tiebreak por 7-1. Y concluyó el partido rompiendo el saque de Raymond y anotándose el suyo en blanco. Su calidad no permitía otra salida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998