Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Pinchazo

MUCHOS SE preguntan si tiene algún sentido que el Tour siga consumiendo kilómetros dejando a su estela una oleada de escándalos que están asombrando al mundo del Deporte. ¿Qué se recordará de este Tour en el futuro? ¿Qué nuevos descubrimientos pueden caer sobre el pelotón? Nunca había sucedido nada parecido. Unos deportistas, que hace unos días eran parte importante de una competición, los corredores del Festina, estaban declarando el jueves ante el juez y pasaban la noche en las dependencias policiales. El goteo de confesiones, los detalles que se van conociendo, dibujan la existencia de una organización sofisticada para administrar a los ciclistas sustancias que mejoren su rendimiento. No era un suceso clandestino, máxime tras saberse también que lo sucedido en el equipo Festina tenía su equivalente en el equipo TVM, sobre quien recae ahora una segunda línea de investigación que, posiblemente suponga su expulsión del Tour. Directores, masajistas, mecánicos, médicos y corredores eran partícipes de lo que se estaba haciendo. Todos ellos forman todo lo que se entiende por la estructura de un equipo ciclista. Demasiada gente de muy diversa procedencia, demasiados especialistas como para entender ingenuamente que estaban colaborando en una actividad ilegal y sucia. Participaban de un secreto a voces en el mundo del ciclismo.No se debe caer en la trampa de criminalizar a los deportistas, porque ellos son el último eslabón de la cadena ¿Son realmente ajenos a todo los dirigentes que ahora quieren someter a los ciclistas a todo tipo de controles y registros, que tanto se preocupan por la pureza del deporte y la salud del deportista, pero que organizan calendarios cada vez más extensos y nuevas competiciones para vender más derechos de televisión? Piden más sanciones y controles, pero ninguno propone suspender el Tour. El negocio debe continuar. ¿Por qué el año pasado no se sometió a ningún control sanguíneo a los corredores del Festina y del Telekom? No hay respuesta. El Tour está bajo sospecha, el ciclismo, también; como el sistema de exigir más para vender mejor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de julio de 1998