Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Transfuguismo

Al final todo ha quedado en un pacto de honor entre partidos políticos, entre los que se encuentran PP, PSOE e IU. Los tránsfugas han provocado por una vez la unidad de los partidos ante la amenaza que para ellos significan. Es cierto que un buen número de ayuntamientos son invadidos por esta enfermedad del "individualismo político" en el que han acabado creyendo muchos concejales cuyo origen fue una entidad llamada partido político. Y es verdad que no puede aprovecharse nadie de un partido y unas siglas para presentarse en las elecciones y después, una vez que se consigue el acta de concejal, "hasta luego, Lucas". Es cierto que los tránsfugas son piezas antidemocráticas que desvían la intención de la voluntad popular. Sin embargo, no es menos cierto que en realidad los tránsfugas suelen ser consecuencia del mal funcionamiento de los mecanismos de control internos del partido. ¿Acaso no se da el transfuguismo dentro del propio partido, pasando los militantes de una corriente a otra, llámense "guerristas-renovadores", llámense "aznaristas-gallardones", llámense "anguitistas-almeidas"... En cualquier caso, lo que sí está claro es que en ese pacto de "honor" no se ha tenido en cuenta otro tipo de transfuguismo "democrático": los pactos entre partidos políticos antinatura. ¿Acaso no se desvía la intención del voto cuando un ciudadano vota en su pueblo a IU y al final le sirve al PP para que gobierne? ¿Por qué no ha entrado esta materia en el pacto antitransfuguismo? Resulta además hipócrita ver cómo sólo se atreven con los políticos de "tercera categoría" (los concejales) sin tocar a los "peces gordos" de las comunidades autónomas y las Cortes Generales. También ha habido casos a estos niveles: Asturias, Melilla... Pienso que la verdadera solución para evitar el transfuguismo estaría por un lado en una nueva Ley de Partidos que reforzara los mecanismos de control internos y, por otro lado, en una reforma de la Ley Electoral que evitara los pactos antinatura: el alcalde deberían elegirlo los vecinos y garantizar así que gobernara siempre la lista más votada.- Agustín Guisado del Moral. Carmona (Sevilla).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de julio de 1998