Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Boda en el colegio

Mairena del Aljarafe (Sevilla).

El Colegio Mayor Maese Rodrigo de la Universidad de Sevilla está en Mairena del Aljarafe y funciona bajo la fórmula de fundación mixta entre la Universidad Hispalense y el Ayuntamiento. El viernes último, uno de los tres subdirectores de esta residencia universitaria contrajo matrimonio y aprovechó las vacaciones de los residentes para celebrar en los salones y jardines del colegio mayor el banquete nupcial. Como el buen señor se ahorró un dinero al no tener que alquilar un salón de bodas, decidió echar el resto en un grupo musical que amenizara la fiesta desde las dos y media de la madrugada. La potencia del equipo de sonido, instalado al aire libre en los jardines del Maese Rodrigo, desató la lógica protesta de decenas de vecinos que llamaron a la Policía Local. Ésta tuvo que desplazar a dos patrulleros al colegio mayor y le costó casi una hora lograr de los subdirectores que bajaran el volumen, que superaba los cien decibelios, una infracción absoluta de la legalidad sobre ruidos. Un profesor de la Universidad de Sevilla, subdirector de un colegio mayor, utiliza para fines privados un centro público, infringe la ley y pisotea el derecho al descanso de centenares de ciudadanos. Todo eso con el permiso del alcalde de Mairena, como se dijo a los que llamaron al colegio mayor para pedir que suspendieran la juerga. Señor rector de la Universidad de Sevilla, por qué no le dice al decano de la Facultad de Derecho que promueva un nuevo derecho del funcionario público: celebrar fiestas privadas en las instalaciones de sus respectivos centros de trabajo. Ahora comprendo por qué la Universidad pide más dinero al Gobierno: hay que pagar los platos rotos de las fiestas de sus funcionarios. Del permiso del alcalde de Mairena a este comportamiento me ahorro los comentarios.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998