Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO exige a Instituciones Penitenciarias que medie en la prisión de Málaga

El sindicato Comisiones (CC OO) ha pedido al director general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, su mediación para resolver los conflictos laborales que enfrentan al director de la Prisión Provincial de Málaga, Tomás San Martín, y a los 450 funcionarios de la prisión desde hace un mes. El problema comenzó por una directiva dictada por Instituciones Penitenciarias hace unos meses que daba a los directores de las cárceles independencia para negociar con la plantilla las condiciones laborales. El sindicato acusa a San Martín de "haberse servido de esta potestad para imponer un régimen dictatorial". CC OO ha decidido dar de plazo hasta el mes de septiembre para ver si Instituciones Penitenciarias ayuda a resolver el conflicto. Si no es así, están dispuestos a convocar movilizaciones. Los representantes sindicales han venido denunciando la falta de personal desde la apertura de la cárcel, y acusan a San Martín de tratar de suplir este déficit eliminando permisos. "La tensión entre la dirección y los trabajadores es cada vez más fuerte, y eso no beneficia a nadie", se queja José Pedro Fernández Gago, de CC OO. Aunque los conflictos no son nuevos, Fernández Gago asegura que la gota que ha colmado el vaso ha sido "la imposición unilateral del calendario de trabajo por parte de la dirección. San Martín ha decidido aumentar la jornada laboral diaria en media hora, ha eliminado algunos de los permisos de que gozaban los funcionarios y les impide disfrutar de la acumulación de reducciones horarias de verano y de festivos". Fernández Gago asegura que en esta actitud hay "un intento de evitar pedir más personal a Instituciones Penitenciarias, aunque Gago sabe como nosotros que en la Prisión Provincial hacen falta 600 trabajadores, y no 450". En opinión de Fernández Gago, el silencio de San Martín frente a Instituciones Penitenciarias obedece a "motivos políticos". "Él ha sido nombrado a dedo por un partido, y lógicamente no quiere plantear ningún tipo de problema". La misma explicación le da CC OO al hecho de que el director de la cárcel de Alhaurín no se queje ante el organismo rector de prisiones de la masificación de reclusos que padece el centro. "En Alhaurín hay una población de 1.600 presos, prácticamente dos por celda. Y eso es algo que la ley permite en casos muy excepcionales", dice Fernández Gago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998

Más información

  • El conflicto laboral en la prisión está bloqueado