Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 98

"Es importante para la moral"

El ciclista de Banesto no acabó muy convencido de su actuación

Cruzó la línea de meta y no paró hasta llegar al autobús del equipo. Como el año pasado, cuando acabó decepcionado de su prólogo. Olano agarró su bicicleta y se fue rápido hacia su hotel sin esperar siquiera a ver que hacían Boardman y Ullrich. Si hubiera ganado (sólo le faltaron 4s) tendrían que haber ido detrás de él con un lazo para hacerle subir al podio. Pero antes se paró unos segundos. Y soltó algunas frases. La primera sonaba a disculpa (recuerden: no sabía lo que había hecho Ullrich). "No sé si he estado todo lo bien que podía", dijo. "Pero no quería arriesgarme a una caída. Había unas cuantas curvas peligrosas al principio y allí he perdido algo de tiempo". Hombre, que tampoco es para tanto. "Lo importante es estar con los mejores", siguió en perfil bajo. "Pero el resultado es importante para la moral". El Tour por fin le ofrece buenas sensaciones desde el principio.José Miguel Echávarri siguió emocionado desde un bar, a la sombra de la estatua de James Joyce, la carrera de su pupilo. Se emocionó y hasta creyó que podía ganarse el primer maillot amarillo cuando vio que Jalabert se quedaba a un segundo. Pero después se serenó. Y sacó una conclusión similar a la de su líder. "Esto le dará confianza, es una recompensa a lo mucho que ha trabajado". Los dos, director y corredor, necesitaban una prueba palpable, más allá de la fe, de que todo iba por el buen camino. "Se ha cumplido el objetivo. Le tocaba salir al escenario por fin y ha estado muy digno". Y a agarrar la calculadora. Sumas, restas y demás. Y un aviso: "También Ullrich ha disipado todos los fantasmas que se habían levantado a su alrededor".

Y Boardman, el que decía que no, habló de un día "súper", dedicó la prestación a su mujer ("gracias a ella estoy aquí", dijo, con relación a la crisis de confianza que le asaltó al comienzo de la temporada) y se solazó con el tercer maillot amarillo que conquista en un prólogo. Con un valor especial éste, ya que su equipo dejará de ser el Gan el 3 de agosto. Entra un nuevo patrocinador en su sustitución, Crédit Agricole. "He tenido suerte hasta con el tiempo. Por fin no me ha llovido".

Boardman rodó a 54,193 kilómetros por hora, una media más que respetable pero que no es récord en el Tour. El prólogo más rápido lo había corrido el propio Boardman en Lille en 1994 (55,152 kilómetros por hora), y la siguiente mejor marca también es propiedad del recordman de la hora (52,465 kilómetros por hora, en Ruán 97).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 1998