Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES PRIMARIAS EN EL PSOE

116 candidatos del PSOE pugnan hoy por ser cabeza de cartel

152.190 militantes socialistas elegirán hoy en sus respectivas agrupaciones locales a la gran mayoría de los cabeza de lista del PSOE para las próximas elecciones autonómicas y municipales. Las urnas estarán abiertas de nueve de la mañana a nueve de la noche, y se prevé una ajustada batalla entre los 116 aspirantes, sobre todo en la Comunidad Valenciana, en Madrid, Sevilla y Málaga. Se disputan las candidaturas para la presidencia de siete comunidades (Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Murcia, Navarra, Comunidad Valenciana) y de la ciudad autónoma de Ceuta, así como las alcaldías de 43 municipios con más de 50.000 habitantes. Tanto el secretario general, Joaquín Almunia, como el candidato a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, han evitado favorecer a algún candidato durante la campaña, que se centró en las críticas al Partido Popular.

Los militantes del PSOE votarán hoy a los candidatos que quieren que les representen en las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán a principios de de junio del próximo año. La falta de conflictos de importancia -a excepción de las ciudades deMadrid y Sevilla, donde los candidatos se cruzaron duras palabras- presidió la campaña de 15 días, en la que proliferaron las candidaturas de los que aspiran a ser carteles electorales. La insistencia tanto del candidato a la presidencia del Gobierno, José Borrell, como del secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, por evitar que nadie utilizara sus nombres como aval en esta segunda fase del proceso de elecciones primarias se ha cumplido. La campaña, por tanto, ha tenido un marcado carácter local y de oposición a las políticas practicadas en cada caso por los gobiernos del Partido Popular.Durante 15 días, los militantes socialistas han acudido a las casas del pueblo, sedes del PSOE, locales alquilados, teatros y hoteles para escuchar a los distintos candidatos que aspiran a ser nominados para la presidencia de comunidades autónomas y para las alcaldías. El proceso de primarias abarcaba en esta ocasión a 11 comunidades, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y 68 localidades, entre capitales de provincia y ciudades de más de 50.000 habitantes, pero para la presidencia de cuatro autonomías sólo se ha presentado un candidato en cada una de ellas, y lo mismo ha ocurrido en 25 localidades.

Los "borrelistos"

La precampaña, que empezó desde el momento en que los interesados empezaron a recoger avales para aspirar a la competición, indicó una tendencia que enseguida se desvaneció. Muchos levantaron el dedo asegurando representar en su pueblo o en su ciudad lo que José Borrell había supuesto frente a Joaquín Almunia en las primarias a la presidencia del Gobierno. De esa manera, los demás candidatos pasaban a ser de inmediato los candidatos de los diversos aparatos locales, provinciales o regionales, y, por tanto, se les etiquetó como almunistas.La identidad de los distintos aspirantes y sus trayectorias políticas ayudaron a establecer que las cosas no eran exactamente así al darse supuestos en los que todos los competidores habían apoyado a Borrell. Fue ahí cuando Almunia habló de la picaresca de los borrelistos. Para remachar la idea de que se faltaba a la verdad si se establecían candidaturas divididas entre almunistas y borrellistas, uno y otro se desgañitaron al principio de la campaña para que los militantes escucharan con claridad que desde Madrid no se avalaba a nadie.

Esta circunstancia produjo a Borrell alguna incomodidad añadida, dado que su deseo de que nadie utilizara su nombre ilegítimamente podía interpretarse como una actitud de desapego hacia quienes le habían apoyado en su competición con Almunia. Además ocurre que a la inmensa mayoría de esos borrellistas ni siquiera los conoce.

La realidad de esta campaña es la de que los candidatos se han tenido que arreglar solos, sin presencia no sólo de Almunia o Borrell, sino tampoco de ningún miembro de la dirección federal. Los miembros de la ejecutiva se encuentran de momento en una actitud nada proclive a participar en las primarias. En su momento apoyaron en bloque a Joaquín Almunia, a excepción de Ana Noguera, por lo que se sintieron francamente incómodos al apreciar al final que los militantes habían ido en una dirección contraria.

Sin visitantes por tanto de Madrid, los distintos candidatos a las elecciones autonómicas y municipales han hecho sus actos como mejor han creído conveniente. No se puede decir, según la información recogida en cada región, que se hayan perdido los modales, salvo en Madrid y Sevilla.

La ejecutiva federal, a través de la secretaría de organización que dirige Ciprià Ciscar, no ha tenido que intervenir para poner orden en ningún sitio y se ha limitado a aclarar algunas dudas de procedimiento.

La máxima preocupación ha estado en Madrid, ciudad en la que sí consideran que ha existido un tono más agrio que en el resto. En Madrid se han enfrentado Joaquín Leguina y Fernando Morán como aspirantes a la alcaldía de la capital.

En cualquier caso, en la mayoría de los lugares los candidatos han tenido un discurso para el exterior, es decir, pensando en los ciudadanos y, por tanto, contra la gestión que en cada institución han aplicado los gobiernos del PP. Dado que tan sólo la localidad murciana de Lorca y A Coruña, dos de las grandes urbes en liza en estas primarias, tienen ahora gobiernos socialistas, todos los demás contendientes están en la oposición y han podido ensayar, por tanto, cómo podrán ser dentro de un año sus campañas frente a los actuales gobernantes, casi todos del PP.

Incertidumbre

La incertidumbre sobre el resultado de las primarias recorre toda la organización socialista. Los miembros de la ejecutiva federal se han resignado a no tener ni idea de lo que pueden deparar las urnas cuando se abran esta noche a las nueve. Sus pesquisas siempre han chocado con la misma frase: "Puede ganar cualquiera". La dirección del PSOE estará pendiente del resultado en siete comunidades, ya que en las otras cuatro donde habrá elecciones sólo hay un candidato: Vicente Álvarez Areces, en Asturias; Jaime González, en Castilla y León; Cristina Almeida, para Madrid, y José Ignacio Pérez Sáenz, en La Rioja.Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria y Murcia tienen dos candidatos, y en Navarra y la Comunidad Valenciana concurren tres. Ceuta presenta dos aspirantes, y en Melilla finalmente sólo se ha presentado uno, Román Dobaños, pues durante la campaña Pilar Santos renunció a competir con el secretario general de los socialistas melillenses.

La presentación de dos o más candidatos en las principales ciudades supone la tónica general y entre los contendientes se dan todos los casos posibles. Los hay que representan al aparato local frente a los críticos; los que siempre han estado juntos en la misma familia o sector; y los enfrentados de toda la vida, aunque tan sólo hace dos meses aparecieran juntos votando a Borrell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de junio de 1998

Más información

  • Votaciones en 7 autonomías y 43 ciudades