Barajas sufre retrasos de quince minutos por la tercera pista

La puesta en marcha del sistema de aterrizaje instrumental, el llamado ILS, de la tercera pista del aeropuerto de Barajas-Madrid (ahora en construcción) ha ocasionado durante este fin de semana retrasos de quince minutos por término medio, informaron ayer fuentes del aeródromo madrileño. La calibración de los nuevos equipos y del ILS se realizarán en fin de semana, cuando descienden los vuelos en un 20%.

Los trabajos del ILS no interrumpieron de forma especial, según fuentes de Barajas, el tráfico del aeropuerto. Los vuelos de la compañía gala Air France fueron los más afectados, debido a la huelga que realizan en los últimos días sus pilotos.

El ILS permite aterrizar a las aeronaves cuando existe escasa visibilidad, como sucede cunado hay niebla. Para que sea efectivo, los aviones deben llevar un dispositivo que lea las señales que emite Barajas y los pilotos deben estar especializados en este tipo de operaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de junio de 1998.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete