CATÁSTROFE FERROVIARIA

El maquinista asegura que no había ningún obstáculo en la vía antes del accidente

Agencias

El conductor del tren siniestrado ayer en Eschede declaró ante la comisión que investiga las causas del accidente que no había ningún obstáculo en la vía antes de que se produjera el descarrilamiento. El maquinista resultó ileso, ya que la máquina del Intercity Express (ICE) superó el puente antes de que éste se desplomara aplastando al resto del tren. Su testimonio descarta, al menos en principio, la posibilidad de que el vehículo encontrado bajo el tren estuviera en la vía y chocara contra el convoy. Las pesquisas preliminares también han revelado que el coche pertenecía a la compañía de ferrocarriles alemana.

Más información

Joachim Lindenberg, portavoz de la policía alemana, aseguró que en el momento del accidente empleados de la Deutsche Bahn se encontraban trabajando en la vía. Sin embargo esta información fue negada por Peter Muenschwander, responsable de la compañía, quien sin embargo no desmintió que el coche encontrado perteneciera a su empresa.Varios pasajeros aseguraron que antes del choque notaron una fuerte vibración que recorría la estructura del tren, aunque todo indica que dicha vibración no era debida a una velocidad excesiva ya que los expertos han confirmado que el vehículo se desplazaba a una «velocidad normal».

«Sonó como un camión trailer vacío que se golpea contra unas rocas» declaró Elsa Doering, una mujer de 63 años, que habita cerca de la vía. «Entonces sonó una gran explosión... Es terrible que nuestra ciudad se vaya a hacer famosa por una tragedia como ésta», añadió.

Hildegard Markmann, una ama de casa de 59 años corrió hacia el lugar del choque desde un pequeño cementerio local que se encontraba visitando cuando le sobresaltó el tremendo ruido. «Vi a un grupo de personas que andaban como zombies . Caminaban ensangrentadas a lo largo de la vía con sus maletas en la mano», relató impresionada. «Estaban completamente conmocionados», añadió.

Otro testigó señaló que la zona era lo más parecido al Apocalipsis y un portavoz policial reconoció que la zona era un «aténtico campo de ruinas».

La línea férrea de alta velocidad entre Hannover y Hamburgo quedará cortada al menos durante dos días, los que se tardará en reconstruir el momento del accidente y en limpiar de chatarra y hormigón la vía.

Las autoridades estimaron que por lo menos hasta después del fin de semana no se conocerán las causas del siniestro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50