Esther Koplowitz dará a su hermana Alicia el 75% de las plusvalías si vende sus acciones

Esther Koplowitz deberá entregar a su hermana Alicia el 75% de las plusvalías que obtenga en el caso de que venda la totalidad o parte de las acciones de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) que le ha comprado. Este compromiso expira a los cuatro años, según el acuerdo definitivo que las dos hermanas firmaron ayer. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levantó ayer la suspensión de la cotización de la empresa, después de analizar si Esther Koplowitz está obligada a lanzar una oferta pública de acciones (OPA).

El acuerdo entre las hermanas Koplowitz anunciado el martes dejó algunos flecos que obligaron a sus representantes a negociar durante toda la madrugada de ayer. El principal punto de estas últimas discusiones radicaba en una cláusula por la que la parte compradora se comprometiera a compensar a la vendedora en el caso de que se desprenda de las acciones y obtenga plusvalías. Finalmente, esta compensación quedó fijada en el 75% de las plusvalías durante un periodo de cuatro años. Acordado este punto, se redactó el contrato y a las diez de la mañana lo firmaron Esther y Alicia Koplowitz.Esther se ha comprometido a no vender más del 28,2% que ha adquirido a su hermana (o lo que es lo mismo, a no desprenderse de su participación anterior, pero sí de la que ahora compra). También ha subrayado que su intención es mantener la línea de gestión y que no existe ningún pacto de fusión, transformación o escisión de la compañía. La tarea de Esther Koplowitz se centra ahora en encontrar la financiación necesaria para pagar a su hermana los 136.624 millones de pesetas comprometidos. La lista de candidatos para financiar o instrumentar la financiación es bastante larga: BCH, BBV, Caja Madrid, Santander, Popular, Merril Lynch, J.P.Morgan y Morgan Stanley.

El acuerdo fue estudiado ayer minuciosamente por la Comisión de Valores para analizar si obligaba a lanzar una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) toda vez que Esther pasa a controlar el 56,53% del capital, frente al 28,26% que tenía. No obstante, la CNMV ha considerado que "¨la anunciada distribución de participaciones en la sociedad B1998 no produce obligación de lanzar OPA sobre las acciones de FCC". La decisión se basa en que dicha distribución "no altera la unidad de decisión o control" de esta sociedad patrimonial. B1998 ya controlaba el 56,53% de las acciones de FCC y tenía repartido su capital al 50% entre las dos hermanas. Ahora, el 100% pasa a ser de Esther. Algunas interpretaciones sí creían en la necesidad de una OPA "ya que el control cambia de dos a una persona". Ha pesado más que la unidad de decisión se mantiene y, además, que no cambia la actividad y gestión de la empresa.

Como consecuencia de ello y de que "toda la información está a disposición del público", la CNMV levantó la suspensión de la cotización de FCC decidida el pasado viernes -cuando se conoció la intención de Esther de comprar las acciones de su hermana, con lo que ponía fin a la crisis generada por la venta de acciones- y hoy mismo volverá al mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50