BALONCESTO: NBA

Los Bulls de Chicago se vengan de Indiana

Hay equipos a los que no conviene enfadarles. Por ejemplo, a Chicago. Las dos derrotas en Indiana y sobre todo la polémica del cuarto partido tuvo como resultado que los Bulls (toros) hicieran honor a su nombre y aplastaran sin ninguna piedad a los hombres de Larry Bird (106-87).Chicago recordó la apisonadora en la que se convirtió las dos pasadas temporadas, y se aplicó desde el pitido inicial hasta que Phil Jackson, al inicio del último cuarto, sentó a sus tres artistas, Jordan, Pippen y Kukoc, con más de treinta puntos de ventaja en el marcador. Indiana pareció un juguete en manos de Chicago. Rodman volvió a quedarse fuera del quinteto titular pero ni con esta ventaja reboteadora los Pacers se acercaron en ninguno de los apartados del juego.

Los datos de una derrota como ésta son apabullantes. Algunos escalofriantes, como que en toda la primera parte (24 minutos) Indiana sólo fuese capaz de meter ocho canastas en juego, o que se pasase 14 minutos sin anotar salvo de tiros libres.

La presión de Chicago no aflojaba según la diferencia iba llegando a terrenos cuanto menos escabrosos para la reputación de un equipo que ha despertado la fiera que llevan los Bulls, cosa que no está al alcance de casi nadie. Los 25 puntos a favor no saciaron la sed que traían Jordan y compañía de Indiana.

El tercer cuarto fue espléndido por la media docena de jugadas fantásticas protagonizadas por el trío estelar de Chicago, sobre todo un pase por la espalda de Kukoc en un contraataque que acabó con Jordan subiéndose a los focos del pabellón para machacar la pelota. Al final y jugando menos de lo habitual, Jordan hizo 29, Pippen, 20, y Kukoc, 17 puntos. Cuando los tres se fueron al banco, Indiana llevaba 70 puntos, sólo cuatro más.

Indiana tuvo un día nefasto, como reconoció Bird: "No tengo ni idea de la razón, pero el caso es que hoy simplemente no hemos jugado a nada". Miller, la estrella en los dos partidos de Indiana, fue acosado tanto por Harper como por todo el público de Chicago, que le gritaba "Reggie, Reggie" como escarnio cuando iban cayendo por 25 puntos y Miller era tan incapaz de meter una canasta como de evitar que Jordan lo hiciese. Indiana echó mucho de menos a Rose, sancionado por la NBA por invadir el campo en el altercado del cuarto partido.

Esta madrugada se disputa el sexto partido en Indianápolis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de mayo de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50