Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PA aprueban la recalificación de la sede de "Abc" en Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla aprobó ayer provisionalmente la recalificación de la sede del diario Abc, que pasa de industrial a residencial. La parcela, que tiene cerca de 4.+500 metros cuadrados, adquiere así un apetitoso valor, ya que podrá destinarse a la construcción de viviendas en una zona tan atractiva para las inmobiliarias como la avenida del Cardenal Ilundáin. Abc tiene ya prevista su nueva sede en el parque tecnológico de la Cartuja. El gobierno municipal, formado por el Partido Popular y el Partido Andalucista, votó a favor de la recalificación. El PSOE se abstuvo. Izquierda Unida (IU) y el concejal Ricardo Marqués votaron en contra. Marqués, perteneciente a Los Verdes y separado de IU, actuó en solitario en su primer pleno como único concejal del recién constituido Grupo Mixto. La recalificación del terreno de Abc fue aprobada en un punto genérico -el número 19- que atañía a distintas modificaciones del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El debate se centró así en la política de recalificaciones emprendida por el gobierno municipal. El portavoz municipal de IU, Luis Pizarro, mostró su rechazo ante los continuos cambios efectuados en el PGOU. El edil del PSOE José María Romero expresó la "preocupación del Grupo Socialista porque el planeamiento de la ciudad se está alterando de forma sustancial". "Se están produciendo cambios de uso que no están suficientemente justificados. Se está modificando de manera importante el planeamiento de Sevilla, lo que introduce un elemento de inseguridad. Se genera una sensación de que la ciudad no dispone de suelo suficiente; lo que no es verdad", explicó Romero. Pese a este discurso, los socialistas se abstuvieron en la recalificación de Abc. El gobierno municipal aprobó asimismo, con el rechazo de la oposición, la modificación del planeamiento en el Prado de San Sebastián para que su subsuelo pierda el carácter público. Éste es el primer paso para la construcción de un aparcamiento subterráneo en esta zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de mayo de 1998