Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fresón genético

Si en el campo animal, y no digamos en el humano, los experimentos genéticos están sometidos a un gran debate, en el vegetal no sucede lo mismo. Los agricultores valencianos saben bien de los procesos necesarios para conseguir variedades de cítricos o frutas que tengan aceptación en el mercado. Así se eliminaron las pepitas de las sandías, se tratan los caquis para lograr que pierdan su aspereza o se cruzan variedades de naranjas para conseguir mayores calibres y mejores sabores. El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) presentó ayer una nueva variedad valenciana de fresón. La andana, que se diferencia de otras a primera vista por su forma alargada y su color rojo intenso, elevada capacidad productiva y agradable sabor, es una nueva variedad de fresón "concebida" en la Comunidad Valenciana y que tiene como objetivo hacerse un hueco en el mercado, compitiendo con las actualmente existentes. El responsable del proyecto andana, el investigador del IVIA Rafael Bartual explicó que esta variedad pretende sustituir a otra, también de origen valenciano, la pájara, que es actualmente poco productiva, informa Efe. En la actualidad, en la Comunidad se cultivan unas 300 hectáreas de fresa y fresón, principalmente en La Costera y la Canal de Navarrés. El fresón andana se distingue por tener una pequeña banda en la parte superior del fruto carente de semillas y por no tener cabidad interna. Pero una de las principales características es su consistencia y buena resistencia al transporte, así como mayor periodo de producción que se alarga desde marzo a junio. Su gestación se inició en 1986. El objetivo en aquel momento fue obtener variedades de fresón autóctono, adaptadas a las condiciones climatológicas mediterráneas, y capaces de competir con las variedades californianas. Una de estos fresones de origen americano, la camarosa, es la que mejor aceptación tiene en estos momentos, lo que provocó que los pasos previos a la nueva variedad no consiguiesen un hueco en el mercado. En la campaña 1991-92 se obtuvo en el centro del IVIA en Montcada la primera planta de andana. Desde entonces se han venido realizando ensayos. En colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia para el cultivo del fresón en viveros, y con la cooperativa Valsur, que ha ayudado a valorar su potencial a la hora de comercializarse, se ha ultimado esta nueva variedad. En la actualidad se está multiplicando en viveros de altura, con la finalidad de conseguir suficiente cantidad de planta certificada y libre de virus para poder suministrarla a los viveristas. En este sentido, Bartual explicó que este fresón ya está preparado y totalmente libre de virus para poder suministrarse a los viveros valencianos, mientras que el gerente de la cooperativa Valsur, Francisco Martínez, manifestó que ha tenido gran aceptación en el exigente mercado francés. Según Martínez, "el sector fresero valenciano está ahora en unos parámetros mínimos, y debemos dar ilusión para que no desaparezca el cultivo". En similares términos se pronunció la consejera de Agricultura María Ángeles Ramón-Llin, que señaló que la campaña de la fresa es fundamental para el mantenimiento de la actividad en los almacenes hortofrutícolas todo el año, y esta nueva variedad puede animar al sector. Renovarse o morir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1998

Más información

  • El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias desarrolla una nueva variedad autóctona de esta fruta