Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FINAL LIGA DE CAMPEONES

El Madrid califica como "chapuza" la organización de la UEFA

Los jugadores estuvieron 40 minutos en el aeropuerto esperando su autobús

El Real Madrid quería darse el gusto de organizar ejemplarmente su viaje a Amsterdam. Dispuso un avión sólo para los jugadores, otro para directivos e invitados y un tercero para los medios de comunicación. Se trataba de aislar al equipo en lo posible, pero todo se derrumbó en el aeropuerto de Schiphol, en Amsterdam. El autobús que debía recoger a los jugadores no llegó a la hora prevista y, después de una larga espera (40 minutos), en la que los jugadores se vieron acosados por cazadores de autógrafos y fotógrafos, se decidió que tomaran el autobús de la prensa. El aislamiento falló, pero la culpa se cargó en el debe de la UEFA, con quien el Madrid tiene algunas cuentas pendientes. "Es una chapuza más de la UEFA", declaró contrariado el presidente Lorenzo Sanz. "Estamos pensando presentar una reclamación oficial por lo sucedido", añadió Juan Antonio Samper, abogado del club, que pasó a hacer una advertencia en tono patriótico: "Si lo que quieren es ponernos nerviosos no lo van a conseguir. Hemos venido a por la séptima Copa de Europa y nos la vamos a llevar".En una reunión oficial celebrada hace dos semanas con representantes del Madrid y del Juventus de Turín, la UEFA garantizó que cada plantilla finalista dispondría entre otras cosas de un autobús para sus desplazamientos, dos furgonetas para el traslado del material y dos coches oficiales. El pasado jueves, el Madrid confirmó a la organización la hora de llegada de su expedición. Pero lo que nadie podía imaginar era que la organización dejara abandonado al equipo.

El Juventus de Turín llegó a Amsterdam una hora después que el Madrid. La experiencia del equipo italiano en la Liga de Campeones -juega su tercera final consecutiva- le ha servido entre otras cosas a sus dirigentes para prever todos los detalles. La Juve se trajo desde Turín su autobús, un modelo FIAT, como corresponde al club del patrón Agnelli, con diseño italiano en el interior y el escudo del equipo en el exterior. El vehículo de la UEFA tampoco apareció en esa ocasión para recibir a los jugadores, pero no hubo quejas. Con un atuendo más actual que sus colegas madridistas, los jugadores de la Juve pudieron escapar del acoso periodístico en minutos. Lorenzo Sanz supo de los problemas del equipo antes de embarcar hacia Amsterdam. "Nos han puesto en ridículo delante de todo el mundo con el tema de la portería", se lamentó el presidente del Madrid. "Pero está claro que la organización de esta final es una chapuza".

La indignación madridista dio paso a las declaraciones de rigor 48 horas antes del gran choque. Del conjunto de declaraciones cabe destacar las que hizo Raúl en una amplia entrevista para la agencia Efe en la que, además de confirmar que volverá a utilizar una estampita de Santa Gema en su espinillera el día del partido, aclaró que los éxitos de la Juve se deben a la continuidad de que ha gozado Lippi: "Lippi lleva cuatro años en el club y en cuatro años en el Madrid el que más ha durado ha sido Valdano". De sus preferencias sobre entrenadores, Raúl es claro: "Me gustan los que me enseñan, que tengan un estilo claro, que sepan lo que quieren. Me gusta la idea de Clemente, la de Capello o la de Valdano. Ninguna es igual, pero todos tienen las ideas claras". No mencionar a Heynckes es todo un síntoma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1998