Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía reclama que Navarro y Oliveró sigan en prisión y aduce alarma social

El fiscal de vigilancia penitenciaria solicitó ayer que la Audiencia de Barcelona mantenga la situación de prisión para el ex diputado socialista Carlos Navarro y el ex administrador de Filesa, Luis Oliveró, al considerar la alarma social que provocaron los hechos por los que fueron condenados a 11 y 10 años de prisión respectivamente. En su opinión, "nada ha cambiado" desde entonces, por lo que rechazó los argumentos de las defensas, que habían invocado la imposibilidad de que vuelvan a delinquir, los ocho años transcurridos desde que sucedieron los hechos, su alejamiento de la política y su reinserción social.La Sección Novena de la Audiencia de Barcelona vio ayer los recursos de apelación de las defensas contra la decisión del juez de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Cataluña, del pasado 23 de marzo, de revocar el tercer grado penitenciario que les había concedido la Generalitat cuando llevaban tres meses en prisión.

El fiscal aseguró que "la sociedad se pregunta si la cárcel es un lugar en el que sólo cumplen condena los delincuentes marginales o todo tipo de delincuentes, con independencia de que sean políticos o no". Del mismo modo, afirmó que Navarro y Oliveró actuaron con ánimo de lucro "para una asociación", por el PSOE, y puntualizó: "Me aterroriza como ciudadano esa concepción de la política que, en vez de buscar el bien público, se convierte en una actividad cuasi marginal".

También aludió el fiscal a un asunto muy similar al de Navarro, en el que la Generalitat clasificó al interno en segundo grado y no en régimen de semilibertad, y aseguró que "en este caso se cambió de criterio por los apellidos". Por eso consideró que, al clasificarlos en tercer grado, la administración autonómica "pretendió un trato de favor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 1998