Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compañía Atalaya revive en "Divinas palabras" el denso teatro de Valle-Inclán

El grupo sevillano Atalaya se ha acercado en la conmemoración del centenario del 98 al teatro de Ramón María del Valle-Inclán. La obra elegida ha sido Divinas palabras, una "tragicomedia de aldea", en palabras de los responsables del montaje, con la que la literatura dramática de Valle-Inclán llega al punto máximo del teatro expresionista y empieza a dibujar con toda su densidad el esperpento. El nuevo montaje de Divinas palabras, dirigido por Ricardo Iniesta, se estrena el jueves en el Teatro Barakaldo. En Divinas palabras se reconoce una confluencia de la poesía épica y popular con el drama. La trama gira alrededor de un enano monstruoso, al que su madre pasea de feria en feria pidiendo limosma. La obra, considerada en el momento de su publicación "una novela dialogada", ha sido puesta en escena por la compañía teatral Atalaya, dentro del Territorio de Nuevos Tiempos que ha impulsado el Centro Internacional de Investigación y Producción, dependiente de la Junta de Andalucía. Divinas palabras fue escrita en 1920, en un contexto de convulsiones políticas y personales en la vida de su autor. En menos de un año, Valle-Inclán escribió además Luces de bohemia, Los cuernos de don Friolera, Farsa y licencia de la reina castiza y otras tres obras menores, que responden al cambio de rumbo que empuja al dramaturgo a la creación del esperpento. En este camino se mezcló en Divinas palabras el horror de la explotación que sufre el niño con los instintos más abyectos del género humano. Por la obra de Valle-Inclán desfilan ejemplos de lujuria, obscenidad, avaricia, hipocresía, incesto, cobardía y vanidad en un ejercicio de literatura dramática. El montaje de Atalaya cuenta con la música del grupo de folclor La Musgaña y tiene un reparto de actores encabezado por Juanjo Ruano, Joaquín Galán, Marga Reyes e Isabel Martínez. La obra continúa la trayectoria de 15 años de Atalaya. En este tiempo la compañía se ha movido por "la necesidad de seguir generando emociones y contribuir humildemente a la armonía y la comunicación de los seres humanos", asegura Iniesta.Antes del montaje de Divinas palabras, Atalaya ha presentado obras como Así que pasen cinco años, de Federico García Lorca;La rebelión de los objetos, de Maiakosvki; La oreja izquierda de Van Gogh, de Antonio Álamo y una versión de Elektra, que consiguió en 1996 el Premio al mejor espectáculo andaluz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de mayo de 1998

Más información

  • El montaje se estrena el jueves en el teatro Barakaldo