Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banco de España retira la acusación contra Banco de Pirineos a cambio de 350 millones de indemnizacion

El pleito bancario más largo de la historia española puede acabar en breve. El Banco le España ha decidido retirarse como parte acusadora contra 17 exconsejeros del ex tinto Banco de los Pirineos, que quebró en 1982 de forma fraudulenta. Según fuentes conocedoras del proceso, el Banco de España pide 350 millones de pesetas a los antiguos administradores a cambio de retirarse como parte acusadora en el judicial. El Banco de España podría recibir algunos activos que conserva el extinto banco y que pueden pasar al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

El Banco de España ha exigido que los acusados ingresen la cantidad reclamada o la garanticen, con la fecha límite de mañana, en la sede central de propio banco emisor en Barcelona. Fuentes conocedoras del caso dijeron que la indemnización de 350 millones se destinará básicamente a resarcir al FGD por los abonos que tuvo que hacer a los depositantes tras la quiebra del banco.

Los acusados están dispuestos a pagar para que se rebajen las penas pedidas por el fiscal por presunta apropiación indebida y quiebra fraudulenta

El inicio del juicio sobre este caso estaba previsto para el próximo 18 de mayo, pero, ha sido aplazado tras la propuesta del Banco de España, según dijeron fuentes judiciales. Ahora debe ser la Fiscalía de la Audiencia Nacional quien decida. El fiscalpedía entre seis y cuatro años para los afectados, pero ahora ha retirado todos los cargos contra los exdirectivos José Ros y Eduardo Milá. El fiscal del caso, Jesús Alonso, plantea retirar la acusación de quiebra fraudulenta y falsedad de documento mercantil, esta. útima ya prescrita, y mantener la de apropiación indebida, pero con penas de sólo cinco meses de arresto para los implicados.

El Banco de los Pirineos fue creado en 1975 por un grupo de industriales catalanes. La entidad funcionó como banco industrial y fue víctima de la crisis económica que empezó a mediados de los años setenta y se prolongó durante más de una década. Antes de quebrar, el Banco de España había hecho una exhaustiva investigación de la entidad. La investigación detectó créditos y avales a empresas de los propios consejeros, así como doble contabilidad.

El presidente del banco era Higini Torras Majen, industrial ya fallecido, que también presidió la desaparecida papelera Torras Hostench. Otros acusados sonTomás Feliu, padre de la farmacéutica de Olot que permaneció más de un año secuestrada; el abogado y ex alcalde de Girona, Ignacio de Ribot; el ex Vicepresidente dé la entidad Luis Fita, y los ex consejeros Eugenio Llarás, Ramón Roca y Enric Manuel Rimbau, ex diputado autonómico de Centristes-UCD.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 1998

Más información

  • El fiscal reducirá las penas a cinco meses de arresto