Estevill alega una depresión para negarse a declarar ante el juez

El ex juez Luis Pascual Estevill se negó a declarar ayer ante una comisión judicial del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que se desplazó a propósito al centro penitenciario de Ponent (Lleida), sobre dos presuntas prevaricaciones cometidas en el ejercicio de la carrera judicial y que denuncian Juan Sansalvador y José Miguel Ramírez.

El magistrado que instruye el caso, Antoni Bruguera, permaneció por espacio de cinco horas en la prisión de Ponent, donde Estevill fue trasladado recientemente por temor a su fuga. El juez no pudo obtener respuesta alguna de Estevill, quien afirmó que sufre una profunda depresión. "Todo esto [en referencia a la investigación judicial] me da asco", aseguró, amparándose en el principio constitucional que le permite negarse a declarar. Estevill lo levantó ni un momento la vista del suelo o de la mesa donde le interrogaron.

La comisión judicial requirió que el interno fuera examinado por el médico forense de la prisión, quien determinó que Estevill está en perfectas condiciones. El magistrado ha solicitado un nuevo informe forense al juzgado de guardia.

Dos víctimas

Uno de los denunciantes, Juan Sansalvador, fue hecho detener por Estevill aun a sabiendas de que estaba en una clínica de Madrid convaleciente de un infarto de miocardio, como acreditó ante el juzgado número 26. Estevill le imputaba un supuesto delito fiscal en la compra venta de un inmueble. El ex juez le mantuvo en prisión durante 204 días.Sansalvador fue excarcelado por el sustituto de Estevill cuando éste fue designado vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Doce años antes, Sansalvador había desbaratado una operación comercial del abogado Pascual Estevill, relacionada con Transportes Jorge Juan (firma a la que asesoraba el ex juez), de la que se derivaban comisiones ilegales. Sansalvador mantiene también que recibió -a través de un intermediario- una petición del ex juez para excarcelarle a cambio del pago de 30 millones de pesetas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El otro denunciante es el agente de la propiedad inmobiliaria José Miguel Ramírez, quien fue encarcelado por Estevill en 1993 durante la instrucción del caso Indelso. Ramírez, representante en España de la sociedad Manilva Bjerga, pasó nueve días en la cárcel por un auto de Pascual Estevill sin motivar y sin que ni siquiera se le leyeran sus derechos. El ex juez le imputó ser intermediario de operaciones con dinero negro. "Estevill me utilizó como rehén para asustar a los directivos suecos de mi compañía", afirma Ramírez. La compañía también recibió insinuaciones de que "toda aquella pesadilla se podía arreglar con dinero".

La causa penal contra Ramírez fue sobreseída y se demostró que las inversiones que manejaba no eran dinero negro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS