Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro y sindicatos acercan posturas para poner fin al conflicto

La dirección de Metro esta intentando, a instancias del presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, llegar a un acuerdo con los sindicatos para poner fin a una huelga que dura ya tres meses y ha derivado en situaciones de tensión tan graves como el altercado ocurrido el pasado lunes en la estación de Bilbao, cuando, según la policía, un sindicalista arrebató la pistola a un agente, mientras que en la versión de los huelguistas fue el policía quien desenfundó su arma.

El presidente regional, que contestará esta tarde en la Asamblea una pregunta del diputado socialista Fernando Abad sobre la actuación de la Comunidad en el conflicto, realizó ayer "una llamada a la calma y a la responsabilidad". "Que no volvamos nunca mas a identificar el ejercicio de un derecho constitucional, como es la huelga, con un conflicto violento", dijo Ruiz-Gallardón.

Tanto la empresa como los sindicatos se mostraron, ayer remisos a reconocer las negociaciones, pero la existencia de éstas se puso claramente de manifiesto durante los paros convocados ayer de seis a ocho de la tarde: por primera vez desde que se inició la huelga el pasado 9 de diciembre, no se registró ningún incidente, ni hubo que retirar vagones de la circulación.

Un panorama diferente al registrado durante las dos horas de paro que tuvieron lugar de siete a nueve de la mañana: en protesta por la fuerte presencia policial; el secretario de Comisiones Obreras en Metro, Javier Pérez, acudió, junto con 800 trabajadores, a la comisaría de Sol "para ser detenidos y evitar que la policía nos detenga en nuestras casas o en las paradas de autobuses. Nos ofrecimos para que "no vengan a por nosotros y demostrar que no somos terroristas".

Javier Pérez, que ha denunciado que le están siguiendo dos policías de paisano desde su casa, afirma que estuvo a punto de ser detenido. "Se lanzaron a por mí cuando dije en la comisaría que no había derecho a lo que ha ocurrido el pasado lunes en la estación de Bilbao", relató.

Protegido

"Si no me han detenido ha sido gracias a que me han protegido mis compañeros hasta el coche". La Jefatura Superior de Policía, por su parte, informó que se acercaron a las puertas de la comisaría de Sol entre 400 y 500 trabajadores de Metro y no se registró incidencia alguna, según Efe.Aunque los paros ayer transcurrieron con normalidad, la avería casual de un tren ocasionó malestar entre los usuarios, que achacaron el retraso a la huelga. Javier Pérez indicó que el seguímiento del paro "ha sido bueno" y el cumplimiento de los servicios, "como siempre, abusivos". El secretario general de CC OO pidió a Ruiz-Gallardón que "no vuelva la espalda a este conflicto laboral, en el que se pisotean los derechos de los trabajadores". Si no se llega a un acuerdo, a los paros previstos hoy les sucederán dos nuevas jornadas de huelga, los días 10 y 12.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 1998