Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villalonga propondrá a la junta el nombramiento de dos nuevos consejeros, de Portugal Telecom y MCI-WorldCom

El presidente de Telefónica, Juan Villalonga, ha cargado la agenda de asuntos pendientes para la junta general de accionistas de la compañía, fijada para el 17 de marzo. Quiere abrir una nueva etapa y con ese propósito, y el visto bueno del consejo de administración, someterá a refrendo de la junta el cambio de denominación social de la compañía; el nombramiento de dos nuevos consejeros (uno de Portugal Telecom, de la que Telefónica posee un 3,5%, y otro de WorldCom-MCI, con la que negocia una alianza); y una nueva organización de la empresa, que pasará a ser un consorcio con cuatro sociedades dependientes.El primero de los puntos del orden del día de la junta se refiere al "nombramiento de consejeros". El consejo tiene actualmente 18 miembros. Fuentes de la sociedad confirmaron ayer que Villalonga propondrá la incorporación de un representante de Portugal Telecom (PT), con la que Telefónica acordó el pasado 16 de abril de 1997 un intercambio accionarial. Este se ejecutó en octubre, cuando Telefónica tomó el 3,5% de PT en el marco de una oferta pública de acciones que eran propiedad del Estado. PT posee el 1% de Telefónica que, a su vez, tendrá también un miembro en el consejo de la compañía lusa.

Con esta operación Telefónica estrecha lazos con PT, cuya colaboración puede ser clave para abordar la privatización del monopolio brasileño de telecomunicaciones, Telebras. Caja Madrid, que tiene un 3% de Telefónica, recordó ayer que ha reclamado formalmente un lugar en el consejo.

Las fuentes de Telefónica aseguran que Villalonga propondrá también la incorporación de un representante de WorldCom-MCl al consejo. El presidente de Telefónica se ha comprometido a presentar a la junta una alianza que haga olvidar el fracaso de la firmada hace un año con BT-MCI y pondrá todo su empeño para convencer a WorldCom -cuya fusión con MCI se someterá a las juntas de accionistas respectivas el día 11 de marzo- de la conveniencia del acuerdo.

Villalonga propondrá también a los accionistas la "aprobación de una nueva estructura organizativa de la sociedad y de su grupo". El objetivo es dotar de mayor autonomía a las áreas de negocio y solventar, de paso, los conflictos surgidos entre algunos de sus hombres de confianza por el reparto de poderes.

Telefónica, que ha sido asesorada por McKinsey, pasará a ser un consorcio de empresas dedicadas a las actividades de telefonía básica, móvil, internacional y multimedia. La telefonía básica nacional, que hoy aglutina la matriz, Telefónica de España, pasarán a una filial.

Los accionistas de Telefónica tendrán que decidir también sobre una posible ampliación de capital. La propuesta toma especial relevancia este año, toda vez que los gastos financieros de Telefónica aumentaron un 7,2% en 1997. El año 1998 exigirá un notable esfuerzo para afrontar el proceso de privatizaciones en Brasil e invertir en la red doméstica para hacer frente a la competencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1998