Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Crispación

Le escribo acogiéndome al derecho que creo tener adquirido, a lo largo de veinte años, como lector de su diario y sintiéndome ofendido por el artículo del señor Carmelo Encinas en El País Madrid del 14 de febrero.El señor Encinas aprovecha el momento de crispación en el sector para echarnos encima a toda la opinión pública generalizando una actitud que no se corresponde con la inmensa mayoría de los taxistas de Madrid.

De las innumerables cartas dirigidas a esta sección, quejándose del servicio de taxi, sólo recuerdo dos o tres a lo sumo en las que se especificara el número de licencia. Los usuarios y el señor Encinas ya deberían saber que existen recibos oficiales con dicho número, y que en el coche aparece en cuatro sitios distintos (tres exteriormente y uno interior).

Cada vez que se denuncia un servicio de taxi sin especificar el número de licencia, nos meten a 20.000 trabajadores en el mismo saco, cosa ni real ni justa.

Respecto a la supuesta mafia, creo que corresponde a la policía, eliminarla, siendo los verdaderos profesionales los primeros interesados en que se lleve a cabo.

Si el señor Encinas realmente se cree que el fraude en los taxímetros está tan extendido, hasta el punto de compararlo con el de las gasolinas, con el único fin de crear alarma social, lo que debe hacer es exigirle al señor alcalde que lo ataje, ya que es su responsabilidad hacerlo. Nosotros ya tenemos bastante con trabajar 14 horas diarias para sacar un salario medianamente digno como para estar buscando "compañeros" con el taxímetro trucado.

Aunque no tengo la más mínima duda sobre la veracidad de las denuncias, estoy convencido de que una abrumadora mayoría de usuarios considera el servicio recibido suficientemente correcto, y que alguien habrá, supongo, que se sienta agradecido a algún taxista por algún hecho puntual.

Respecto al comentario que hace sobre que tienen la misma tarifa un coche destartalado que un Mercedes, ¿no se ha parado a pensar el señor Encinas que quizá la tarifa del Mercedes sea increíblemente baja?

Por último, felicitar al señor Encinas y a su diario; si lo que querían era poner en contra del taxi a medio Madrid, lo han conseguido. El otro medio Madrid ya lo estaba.- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de febrero de 1998